Empieza hoy cumbre de UIA: Dilma, la invitada estelar

Edición Impresa

Hoy por la mañana arranca una nueva edición de la Conferencia Industrial, que organiza la UIA (Unión Industrial Argentina), uno de los eventos empresariales más importantes de la agenda anual.

Esta vez el foco estará en la siempre difícil relación comercial con Brasil, y como condimento especial contará con la presencia «estelar» de la presidente Dilma Rousseff y de buena parte de su gabinete. Mañana al mediodía la presidenta brasileña compartirá el estrado en el cierre de la Conferencia con su par argentina Cristina de Kirchner. La presidenta de Brasil viajará con su canciller Antonio Patriota; el ministro de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior, Fernando Pimentel, y el titular de la cartera de Energía, Edison Lobao, que serán oradores en la primera y segunda jornada.

La apertura del encuentro estará a cargo del gobernador bonaerense Daniel Scioli; del titular de la UIA, José Ignacio de Mendiguren, y de su par de la CNI brasileña, Robson Braga de Andrade. También hablará el presidente de la Conferencia, José Urtubey, ejecutivo de Celulosa Argentina y hermano del gobernador de Salta.

Ambas jornadas se desarrollarán en un hotel cinco estrellas de la localidad de Los Cardales, lugar elegido por la presidente argentina porque allí -les recordó a los directivos de la UIA- Néstor Kirchner fue nombrado secretario general «pro tempore» de la Unasur. Su sola sugerencia fue suficiente para que la UIA cancelara su reserva en el céntrico Hilton y se trasladara con armas y bagajes a las cercanías de Escobar.

Algunas malas lenguas aseguran que, además de esa razón sentimental, la Presidente habría buscado privar a Mauricio Macri del estrado de la Conferencia: al sacar el encuentro de territorio porteño, ese honor será para Scioli.

El discurso que dará Cristina como cierre de la Conferencia es aguardado con notable interés. El año pasado eligió ese foro para pelearse definitivamente con Hugo Moyano y prenunciar con algunos meses de antelación que iba por YPF. Este año la inminencia de la Conferencia Industrial con el denominado «7D» provocó algunos rumores sobre que el «speech» de la primera mandataria podría transitar por ese tópico, pese a que la ley de medios no tenga relación con la actividad fabril.

En cambio, en lo que hace a los mensajes que traen los brasileños, sólo cabe especular. Es un hecho que la administración de Rousseff ha intentado limar las históricas diferencias comerciales entre ambos países, pero la crisis internacional no la ayudó a conseguir ese objetivo.

Como para refrendar el buen momento que pasan las relaciones entre la Presidente y la UIA, también Cristina de Kirchner hará participar a casi todo su gabinete (Héctor Timerman, Lino Barañao, Julio De Vido, Débora Giorgi) en los diversos paneles en que se dividieron los temas a tratar.

Todo girará alrededor del tema de la Conferencia: «Argentina y Brasil: integración y desarrollo o el riesgo de la primarización». El título lleva la indisimulable impronta del titular de la UIA, José Ignacio de Mendiguren, cuyo discurso no se aparta nunca de la necesidad de encarar el desarrollo del país para evitar que la Argentina se estanque en la producción de «commodities» y manufacturas básicas. Ese es un discurso que al Gobierno -que declama su vocación industrialista- le gusta escuchar. De ahí el buen «feeling» de Cristina de Kirchner con el presidente de la Unión Industrial.

Entre los convocados para los paneles hay al menos dos curiosidades y una novedad. En el primer rubro, las presencias de los directores de cine Daniel Burman y Luis Puenzo, que hablarán de las industrias culturales. En el segundo rubro, el discurso de Javier Madanes Quintanilla, CEO y accionista principal de Aluar, quien tras más de una década de estar alejado de la UIA, regresó al seno de la central fabril, seguramente tras limar sus asperezas con uno de quienes orienta la entidad, Paolo Rocca (Techint).

También se podrá escuchar al exministro de Economía Miguel Peirano, a Marco Aurelio García (asesor en política exterior de Dilma), a Luis Blasco (presidente de Telefónica), al constructor Marcelo Odebrecht, Adrián Kaufmann Brea (Arcor) y su competidor brasileño Leandro Tessore (Bauducco).

Dejá tu comentario