Empresarios a cumbre del Mercosur

Edición Impresa

Una nutrida delegación de empresarios viajará a Brasilia para participar de la Cumbre de jefes de Estado del Mercosur. La convocatoria a tomar parte de un seminario sobre comercio regional y oportunidades de inversión fue hecha por la presidenta brasileña Dilma Rousseff, al calor de lo sucedido la semana pasada en la Conferencia Industrial organizada por la UIA (Unión Industrial Argentina).

El grupo de empresarios estará encabezado por el titular de la central fabril, José Ignacio De Mendiguren, y lo acompañarán Juan Carlos Sacco (uno de los vicepresidentes de la UIA, industrial gráfico con plantas en territorio brasileño), David Uriburu (Techint) y Miguel Acevedo (Aceitera General Deheza).

La jornada fue bautizada «Primer Foro Empresarial del Mercosur», y es efectivamente la primera vez que empresarios son invitados a participar de la asamblea de presidentes del mercado común regional. «Tiene como objetivo estimular una participación más directa de las comunidades empresariales en las discusiones sobre realidades, retos y rumbos del proceso de integración», explica el documento oficial. Las discusiones de este foro girarán en torno de cuatro temas: agroindustria, energía, innovación e infraestructura, y Logística.

El primer orador será De Mendiguren, y el cierre estará a cargo de su par de la CNI Robson Andrade, para luego dar paso a los discursos de los cuatro presidentes (Rousseff, Cristina de Kirchner, José Mujica y Hugo Chávez). En el medio habrá «speeches» de grandes empresarios con intereses a ambos lados de la frontera, como el argentino Hugo Sigman y el brasileño Marcelo Odebrecht.

Objetivo

La idea de los empresarios argentinos es retomar el buen clima con sus pares y el Gobierno brasileños que se generó en la conferencia celebrada en Los Cardales la semana anterior. Creen, sin embargo, que los gestos de buena voluntad expresados en los discursos y -sobre todo- en el viaje a la Argentina de Rousseff y tres de sus ministros no tuvo reciprocidad en los funcionarios argentinos y tampoco en los dichos de la presidente Cristina de Kirchner. Se sabe que en el breve encuentro a solas que mantuvieron ambas mandatarias el clima fue más que cordial, pero eso no se tradujo en el discurso de la Presidente argentina; mientras Rousseff enumeró todos los sectores y hasta las obras en las que Brasil le abría las puertas a la inversión conjunta entre ambos países, Cristina eligió atacar a las empresas automotrices, «acusándolas» de ser extranjeras y de llevarse las utilidades al exterior.

El viaje de De Mendiguren, además, será la primera actividad que encare tras el pico de hipertensión que sufrió al cabo de la Conferencia Industrial, y que obligó a su internación por 48 horas en un sanatorio de San Isidro. Por esta causa, hoy no sesionará el Comité Ejecutivo de la UIA, organismo que tenía previsto evaluar lo ocurrido en Los Cardales y preparar las posturas que llevará la entidad a Brasilia.

Esta nueva incursión de la UIA en tierras brasileñas tendrá el seguro efecto de distanciar aún más a esa entidad del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, que considera al país vecino como una de sus incumbencias principales. De ahí que un día después de la Conferencia Industrial organizara una «contracumbre» en Tecnópolis, en la que disertó cuatro horas.

Moreno no estuvo en Los Cardales, y fue uno de los pocos funcionarios de primer nivel que no acompañó a Cristina de Kirchner. Algunos días después se comunicó con De Mendiguren para interesarse por su salud y explicarle que su ausencia se había debido a «estar de viaje». De Mendiguren, por su parte, no necesitó dar explicaciones: a la hora de la «contracumbre» de Tecnópolis (ideada por Moreno para tratar de esmerilar su representación) se encontraba hospitalizado.

Dejá tu comentario