En el medio de la nada

Edición Impresa

 Durante la jornada pasada Wall Street sufrió caídas generalizadas de acciones del sector energético y materiales básicos, afectadas por la actuación del mercado chino. Los analistas sostienen que la Reserva Federal de EE.UU. probablemente subirá su tasa de interes dos veces este año y que la primera suba será en septiembre.

Los consistentes datos de inflación en Estados Unidos dan a entender que los precios al consumidor subieron levemente en julio, marcando el sexto consecutivo de avances. Las presiones inflacionarias en Estados Unidos se están afianzando lo suficiente para apoyar la expectativa de alza de la tasa de interés. Luego de un comienzo bajista en los recintos orientales, las acciones pudieron revertir su caída y cerraron en positivo, después de que el Banco Central chino suministró más fondos al sistema financiero. Pero no fue asi en la Bolsa de Nueva York ni en los mercados europeos que finalizaron con pérdidas.

El índice Dow Jones de Industriales cerró en 17.348,73 puntos bajando el 0,93%, el S&P500 se situó en los 2.079,61 puntos perdiendo el 0,83% y el Nasdaq Composite depreciándose el 0,80% llegó a los 5.019,05 puntos.

Al cierre de los mercados europeos y en sintonía con Wall Street los índices mas importantes se derrumbaron: Londres bajó el 1,88%, Fráncfort el 2,14%, París el 1,75% y Madrid el 1,06%.

Al margen del tsunami que está abatiéndose sobre los mercados existe otra situación que no es menos preocupante, los funcionarios a nivel político y económico, observan como las monedas de los principales países de América latina están cayendo, y esto se debe a varias razones, entre otras, el derrumbe de los precios de las commodities, la posibilidad de un lento crecimiento en China y la proximidad de un aumento de tasas de interés por parte de la Fed. Las divisas emergentes en general han perdido valor este año ante la apreciación del dólar y el débil crecimiento en los países en desarrollo. Los analistas creen que la falta de crecimiento y las políticas de flexibilización monetaria de los bancos centrales mantendrán a esas monedas bajo presión hasta que la Fed se aproxime a su primer aumento de tasas.

Dejá tu comentario