En la avenida Corrientes, las ventas cayeron hasta un 50%

Edición Impresa

Librerías, pizzerías y garajes padecen la transformación de una de las calles más emblemáticas.Plantearán pedir una eximición del ABL.

En marzo comenzaron las obras para transformar la parte más céntrica de la avenida Corrientes en una zona peatonal (durante las noches) y con carriles exclusivos para colectivos. El final está previsto para abril del año que viene. Hasta entonces, no sólo quienes transiten por la calle padecerán los embotellamientos provocados por los carriles bloqueados. Muchos comerciantes sufren a diario una merma en las ventas y analizan pedir al Gobierno porteño la eximición del pago del ABL para paliar, de alguna manera, las pérdidas.

"Mientras dure la obra, es un desastre. En algunas cuadras las veredas están afectadas y caminar se dificulta. Todo lo que es librería y gastronomía lo están sufriendo mucho", comentó a Ámbito Financiero un comerciante que estuvo en contacto con otros en la misma situación: "Hablo con gente que tiene local propio y cuentan que desde que comenzaron las obras, las ventas cayeron entre un 40% y un 50%. Sería bárbaro que al menos no nos cobren el ABL, estamos viendo cómo plantearlo".

Caminar por las veredas en construcción puede convertirse en una odisea. Es por eso que los peatones tratan de esquivar algunas zonas y los negocios lo sienten. "Las obras nos mataron, porque justo empezaron en marzo, cuando repunta la venta. Por más que se dé eso del ABL, no se recupera lo que se pierde en un mal día", comentaron desde una librería. Una tienda de electrónica y productos para celulares está en la misma situación: "Golpeó. Cuando arreglaron estas veredas se vendió poco. Ahora, por las vacaciones, repuntó algo". Los más afectados, sin dudas, son los garajes. "Las obras en Corrientes complican, porque la gente trata de no agarrar por esa zona porque es un caos de tránsito. Es una merma importante", plantearon desde la Cámara de Garajes y Estacionamientos.

Dejá tu comentario