Encajes: BCRA suspendió vigencia de los cambios

Edición Impresa

• Temen suba de tasas y caída en el crédito.
• Es en forma «transitoria»

El primer cambio de relevancia que establecía la Carta Orgánica quedó suspendido «en forma transitoria», según estableció el propio Banco Central. Se trata de la normativa que endurecía el tratamiento de los encajes bancarios, es decir el monto mensual que los bancos deben mantener inmovilizado para proteger a sus ahorristas. Pero desde las entidades advertían que la abrupta modificación tendría un impacto inmediato, aumentando las tasas de interés y restringiendo el crédito, lo contrario de lo que busca el propio Gobierno con la nueva ley.

El directorio del BCRA determinó, a través de la Comunicación «A» 5.299, que el efectivo mínimo que los bancos mantenían en sus propias cajas, en efectivo en tránsito o en transporte de caudales en marzo, no deberá quedar inmovilizado a partir de este mes.

Franquicia

En otras palabras, las entidades tendrán una «franquicia» y sólo deberán mantener como encaje en la cuenta del Banco Central aquello que hayan integrado en marzo.

El cambio del artículo 28 de la Carta Orgánico estableció que los bancos sólo podrán integrar el efectivo mínimo que marca la ley en la cuenta corriente de la entidad que preside Mercedes Marcó del Pont. De esta forma, se eliminó de golpe la posibilidad de mantener una porción de ese dinero inmovilizado en sus propias cajas o en el dinero que viaja en los transportes de caudales diariamente.

Según estimaban en las asociaciones bancarias, ese traspaso de dinero a las cuentas del Central suma alrededor de $ 20.000 millones, que de un día para el otro se retiraban del mercado.

Esta medida impactaba particularmente en los bancos con muchas sucursales e importante extensión geográfica, que son los que más fondos mantienen como «encaje técnico», es decir sin inmovilizar directamente en el BCRA. Entre los más afectados se encontraban algunos bancos privados como el Santander Río, Galicia o BBVA Francés, pero también los bancos públicos más grandes, como el Nación o el Provincia.

¿Para qué gana tiempo la institución que preside Mercedes Marcó del Pont? La idea es, en realidad, hacer jugar la mayor exigencia en materia de inmovilización de fondos con la nueva política de encajes diferenciados. De esta manera, se beneficiaría a aquellas entidades que estén dispuestas a prestar a más largo plazo y preferentemente a la producción. Justamente, la nueva redacción de la Carta Orgánica, que se promulgó a mediados de la semana pasada en el Boletín Oficial, extiende las facultades para el BCRA en materia de política de encajes bancarios.

Se trata de una manera de direccionar el crédito para el lado que más le interesa al Gobierno, luego del fuerte crecimiento que en los últimos años tuvieron las líneas de préstamos personales y adelantos o descuento de cheques para las empresas, es decir todas de corto plazo.

Exigencias

Otra de las exigencias de la nueva Carta Orgánica es la determinación de un nuevo nivel óptimo de reservas.

A partir de ahora serán los propios directores del BCRA los que lo definan, en función del nivel de importaciones, los futuros compromisos de deuda y la situación externa, entre las principales variables. Sin embargo, esta definición llegará recién la semana que viene, debido a que esta semana corta no está previsto que haya reunión de directorio.

Dejá tu comentario