Escasean ahora dólares. ¿Fracasa canje?

Edición Impresa

Tanto o más que la caída en la recaudación preocupa al Gobierno la escasez de dólares que tendrá en 2009. El desplome del 27% de la balanza comercial el primer mes del año es la primera muestra de la sequía de divisas en la que se ingresa este año. Aun con un superávit de u$s 8.000 millones que estiman economistas este año, la situación dista de ser la mejor: lo que ingresa por intercambio comercial se puede perder por la incertidumbre que genera la crisis internacional. También el resurgimiento del conflicto con el campo: esta semana la demanda de dólares en casas de cambio y sucursales de bancos trepó a casi 90 millones por día. Ayer el Banco Central fue contundente en el mensaje al mercado: a las 14.15 puso una orden de venta de u$s 100 millones a $ 3,555 para indicar el fin de las alzas. Una tregua. Es que la suba de un centavo diario en el tipo de cambio ya estaba retroalimentando las compras.
Esta escasez de dólares es la que motorizó que la ONCCA (Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario) emitiera ROE verde (permisos de exportación) de 2,7 millones de toneladas de maíz. Desde la obtención del ROE las cerealeras tienen cinco días para pagar los derechos de exportación y 45 días para realizar los embarques. No es que brotara un ataque de liberalismo y de desregulación en ese organismo, sino que primó la necesidad de divisas. Quedaron atrás los tiempos de auge en los commodities en los que se trababan las ventas al exterior con el intento -poco útil- de contener los precios domésticos. Ahora todo apunta a tener luz verde. Casi todo: los importadores, los más grandes, están recibiendo algunas comunicaciones telefónicas con recomendaciones de postergar compras al exterior. Detrás se ubican de nuevo, como causa principal, las divisas en extinción. Probablemente para abril y mayo la situación se revierta con la cosecha de granos, pero dependerá de Wall Street y del conflicto con el campo.
En paralelo, el tramo internacional del canje de Préstamos Garantizados iría rumbo al fracaso. No seduce a los tenedores extranjeros salir de un papel ilíquido para posicionarse en uno nuevo del que tampoco podrán escapar. El atractivo de la operación para un extranjero encarcelado en ese título argentino pasaba por tener otro que pudiera hacer «cash» rápidamente. Con el actual clima en los mercados internacionales y la pobre imagen argentina tras la intervención del INDEC y la estatización de las AFJP no hay otro mayor incentivo o premio para un tenedor de papeles domésticos que la posibilidad de hacerlos efectivo lo antes posible. Ayer, el Ministerio de Economía envió un mensaje a los poseedores de Préstamos Garantizados: «No va a prorrogarse la oferta». La esperanza oficial apunta a que mañana, último día de aceptación de ofertas de canje, se hagan la mayoría. También desde el Palacio de Hacienda se quiso enviar otro mensaje: no habrá nuevas ofertas. ¿Le creerán? Hay $ 8.400 millones de vencimientos de corto plazo en danza. Papeles de corto plazo del país rinden ahora casi el 50% anual en dólares y no atraen compradores. La razón es simple: se desconfía de todo.

Dejá tu comentario