Airbus 380, el gigante del cielo que no logró imponer su reinado

Edición Impresa

El fabricante europeo dejará de producir el avión de pasajeros más grande de la historia. Si bien superó al mítico Boeing 747, fracasó.

QParís. El Airbus 380, el avión de pasajeros más grande jamás construido, elevó al fabricante europeo al rango de su rival estadounidense Boeing en el mercado de los modelos superjumbo. Sin embargo, sus ventas no lograron despegar.

Por eso Airbus anunció que tras más de una década dejará de fabricar su A380 y que las últimas entregas serán realizadas en 2021.

“Estratégicamente el A380 fue un éxito ya que colocó a Airbus en pie de igualdad con Boeing, destronando al Boeing 747”, explicó Sébastien Maire, experto aeronáutico de la firma Kea & Partners. Con este avión, “el Pulgarcito europeo se convirtió en un gigante mundial de la aviación”.

“Es el avión civil más grande jamás construido, un buque insignia de la aeronáutica, el buque insignia de Airbus, aclamado como un prodigio industrial, un verdadero logro tecnológico”, agregó Maire.

Pero Airbus fracasó en su apuesta, ya que no anticipó la competencia de los bimotores para larga distancia de media capacidad como el 787 de Boeing, al que respondió con su A350.

Estos aparatos de nueva generación transformaron el transporte aéreo ya que en ellos los pasajeros pueden viajar directamente de un punto a otro sin tener que pasar por “hubs”, centros de conexión que las grandes aerolíneas utilizan como puntos de referencia para cubrir sus destinos.

“En los años 90, cuando el A320 (un avión de medio alcance) era un verdadero éxito comercial, Airbus ambicionaba estar presente en todos los segmentos del mercado”, recuerda Sebastien Maire.

Fue entonces cuando creó el A380. Un avión de gran capacidad, que superaba en todos los aspectos al Boeing 747.

Cuando lo lanzó, el constructor europeo estimó el mercado de aviones de más de 500 asientos a 1.300 aparatos en 20 años. Esperaba captar el 50% de partes de este mercado.

Pero Boeing y Airbus fueron víctimas de su optimismo. “El transporte aéreo tuvo el crecimiento previsto pero en el mercado ‘punto a punto’”, explicó el experto.

Los nuevos aviones de largo alcance “conquistaron una parte del mercado previsto para estos aviones de más de 500 asientos”.

Error de cálculo

El A380 no conoció nunca el éxito esperado y sus pedidos apenas superaron los 300 ejemplares.

En cambio, el 787 “Dreamliner” de Boeing, que entró en servicio en 2009, se vendió como pan caliente, con 1.421 ejemplares vendidos hasta ahora.

En una entrevista con el diario francés Le Figaro, Tom Enders, presidente de Airbus, admitió este error. “En 2000, cuando se tomó la decisión de fabricar el A380 no sabíamos cómo estaría el mercado 10 años después. Fue una decisión arriesgada”, declaró.

No obstante, se mostró tranquilo frente al futuro de Airbus. “Los costos del A380 están detrás. El grupo goza de buena salud gracias al increíble éxito de otros aviones. Su supervivencia no está en juego”, aseguró.

Para Philippe Plouvier, director de Boston Consulting Group, la decisión de Airbus de poner fin a la producción de A380 es “valiente” y fue posible gracias a la llegada de “una nueva generación de líderes que tiene una mirada nueva sobre la cartera del grupo”.

“Elogiamos la capacidad de las empresas de nuevas economías, particularmente en Estados Unidos, por su capacidad a tomar decisiones rápidas y experimentar nuevas ideas sin complejos. Sería inapropiado criticar a Airbus por explorar nuevas fronteras en el sector aeroespacial y decidir ahora cerrar un capítulo”, añadió.

Según él, Airbus debe basarse en esta decisión para pasar a la segunda velocidad. “No es un fracaso, este programa hizo avanzar a todo el sector y el A350 XWB no sería lo que es sin el lo aprendido del A380”, estimó.

Agencia AFP

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario