Europa rescata a Grecia: serán 30.000 millones de euros

Edición Impresa

Bruselas - Los 16 ministros de Finanzas de la zona del euro aprobaron ayer por unanimidad un detallado mecanismo de ayuda de emergencia por 30.000 millones de euros para la endeudada Grecia, pero recalcaron que el país no solicitó aún que el plan sea activado.

Grecia recibiría 30.000 millones de euros durante el primer año de todos los países de la zona euro en créditos bilaterales coordinados por la Comisión Europea y pagados por medio del Banco Central Europeo (BCE), según informó el jefe del Eurogrupo de ministros de Finanzas.

«Si el mecanismo tuviera que ser activado, no implicaría una violación de la cláusula de no-rescate en el tratado de la Unión Europea, dado que los créditos son reembolsables y no contienen ningún elemento de subsidio», sostuvo el presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, durante una rueda de prensa en Bruselas tras el encuentro.

Por su parte, Olli Rehn, comisario de Asuntos Económicos y Monetarios de la Unión Europea, dijo que los créditos de la zona euro tendrían una tasa de interés de alrededor de un 5%, cifra muy por debajo de las actuales tasas de mercado, superiores al 7%. Países de la zona euro pagarían proporcionalmente a su participación en el capital del BCE. Las negociaciones en coordinación con el FMI empezarán hoy, agregó Rehn.

El jefe del FMI, Dominique Strauss-Kahn, aseguró ayer en un comunicado que el fondo estaba listo para contribuir con la endeudada Grecia en la medida necesaria y solicitada por las autoridades griegas y que se reunirá el 12 de abril con funcionarios de la Unión Europea y de la Comisión Europea en Bruselas.

El acuerdo se esperaba con urgencia porque Atenas subastará mañana deuda de vencimiento corto, después de que la semana pasada inversores elevaron el precio de los costos de endeudamiento de Grecia por temor a un posible cese de pagos y las dudas sobre la red de seguridad de la UE.

El primer ministro griego, George Papandreou, aclaró en una entrevista que detallar el plan de rescate era un esfuerzo de último recurso para detener la especulación contra su país. Anteriormente, Papandreou y el ministro de Finanzas, George Papaconstantinou, insistieron en que Grecia no está pidiendo y no pedirá ayuda. «La meta del país es seguir endeudándonos en los mercados bajo términos mejores que los actuales», dijo en entrevista al diario Realnews.

El escepticismo por la capacidad de Grecia de manejar sus 300.000 millones de euros (u$s 401.200 millones) en deuda, superior a su producción económica anual de 240.000 millones de euros, aumentó la semana pasada cuando inversores desecharon acciones y bonos griegos. La agencia de calificación Fitch recortó la nota de Atenas en dos muescas a BBB-, el grado de inversión más bajo antes de la categoría «basura».

Agencias Reuters y AFP

Dejá tu comentario