Fin de campaña con llamado de jueces a cuarto oscuro

Edición Impresa

La confusión aparente que podrían tener los porteños sobre la concurrencia al cuarto oscuro motivó una aclaración de la Justicia de la Capital Federal ante, además, un electorado que parece desatender la actividad proselitista de los candidatos en el último tramo. El viernes a las ocho comenzará la veda de una campaña que con apariencia de final cantado termina más deslucida que la que se disputó para la primera vuelta.

Mauricio Macri, que apuntó a repetir las mismas puestas que le dieron buen resultado en la primera ronda, apenas se sacudió con las denuncias de Daniel Filmus por presunta campaña sucia. Mientras, al kirchnerista, que buscará aumentar la marca el próximo domingo, se lo vio padecer más de los avatares internos por la primera derrota que por la contienda que se aproxima.

Los cruces por la presunta campaña sucia se repitieron ayer, con un Macri que replicó que «le recomiendo a Filmus que use el tiempo que le queda para presentar qué propuestas superadoras tiene para los habitantes de la Ciudad de Buenos Aires» y que ya había dicho que el kirchnerista «les tomaba el pelo a los porteños».

Filmus retrucó que «la única forma que hay de tomarles el pelo a los ciudadanos es la que están haciendo ellos: pagando con fondos públicos encuestas falsas difamando a un senador», y que «no estamos hablando de una campaña sucia imaginaria, estamos hablando de cientos de miles de llamadas que se hicieron desde dos empresas, indicadas por Telecom, que están vinculadas con la Ciudad de Buenos Aires».

«Que la Justicia investigue porque nosotros no hacemos campaña sucia»,
remató finalmente Macri, quien ratificó una promesa a bandas musicales de adolescentes, mientras su rival K le recriminó sobre la política en salud, al recorrer un hospital porteño.

Como sea, el Tribunal Superior de Justicia de la Capital Federal se vio obligado a recordar que hay elección el 31 de julio, por la segunda vuelta, y que además no solamente pueden ir a votar quienes no lo hicieron el 10 de julio en la primera ronda, sino que es un deber concurrir.

Es que el cronograma para los porteños incluirá este año al menos 4 elecciones, o 5 si hubiera balotaje nacional, a lo que se agrega que no hay un amplio conocimiento sobre de qué se tratan las internas del 14 de agosto. A eso le sumó confusión la decisión de la jueza nacional María Servini de Cubría, que dijo que quien no asista en agosto, no podrá votar en las nacionales de octubre.

Así, el Tribunal Superior, a cargo de Luis Lozano, reiteró un comunicado en el cual señala que «el 31 de julio de 2011 se deberá votar en el mismo lugar y mesa de la elección del 10 de julio para autoridades locales, y que aquellos electores que no votaron en la primera vuelta tienen el derecho y el deber de hacerlo en el segundo turno, hayan o no justificado no haber votado». Además agregaron los jueces que «en cambio, puede no ocurrir lo mismo en las elecciones primarias abiertas, simultáneas y obligatorias del próximo 14 de agosto por tratarse de una convocatoria nacional, que se organiza separadamente».

Dejá tu comentario