Fin de semana revuelto

Edición Impresa

Nada quedó claro en el remate de la semana. Más bien, todo quedó tan turbulento en las aguas bursátiles, que lo que el jueves lucía como malo, se tornó bueno en el desarrollo del viernes. Y así resultó que el miedo que inyectaba la presencia de Obama en Nueva York, anunciando sus «reformas», terminó por dejar una rueda del NYSE con saldo favorable y como no se viera en ruedas previas. Un 0,7% de aumento para ellos, tranquilizando inquietudes y como dando la idea de que las mentadas normas «duras», resultarán solamente de sabor «light»: tanto, como para calmar a las masas.

El Bovespa no extrajo mucho, solamente el 0,2%, pero se agenció de un signo positivo que le hacía falta. Y, por último, el desempeño local que terminó por colocar un broche al trayecto, con el 0,7% de suba en el Merval superior: y en la ocasión llevado de la mano por la actuación de la antes negativa Tenaris.

El índice tuvo un piso en «2.430» puntos, para alcanzar máximo de «2.447» y esto también la sirvió de cierre: el dato más alentador, ver el desempeño de menor a mayor y culminando arriba en tren sostenido. Diferencias muy amplias, por las alzas «40» papeles contra solamente «22» descensos. Y el volumen en retroceso, rozando los $ 45 millones efectivos, con el dato adicional -destiñiendo el logro- de un listado de acciones de sede local que marcaron baja del 0,06%. Fue Tenaris, con su alza de casi el 3%, la hacedora de los mejores resultados. La semana: nuevamente el Merval fue el más destacado, con el 2% de aumento, en tanto rescató el 1,7% el Dow Jones y más abajo el Bovespa, con suba del 1,3%. Período que resultó sumamente confuso, sin nada definido y que terminó cayendo «cara»: como una moneda. La Bolsa, apostando.

Dejá tu comentario