FMI: ‘‘Para desempleados, la crisis recién empieza’’

Edición Impresa

Nueva York - «Los bancos están bien capitalizados a pesar de las masivas pérdidas provocadas por la crisis financiera, pero aún se necesita más transparencia en las hojas de balance», señaló ayer Dominique Strauss-Kahn, director gerente del FMI. Indicó, además, que «lo peor de la crisis podría haber terminado, pero para las personas tanto en economías industrializadas como emergentes que están a punto de perder sus empleos, la crisis está recién empezando».

Entre estas declaraciones casi apocalípticas, Strauss-Kahn advirtió que la inestabilidad social se incrementará a medida que crezcan el desempleo y las dificultades en países aún golpeados por la crisis económica global, llegando incluso a la guerra. «La estabilidad económica y la paz deben ir de la mano», sostuvo en la Cumbre de Liderazgo Creativo Global de la ONU, tras lo que agregó que si se llegara a perder una, probablemente se pierda la otra.

Insuficiente

Según el titular del Fondo, aunque el sistema bancario ya recuperó algo de su fuerza, todavía se necesita mucho trabajo para completar su reparación. «Si se mira el modo en que se supone que el sector financiero debe entregar créditos en el sistema económico, entonces creo que la limpieza de las hojas de balance no fue suficiente», afirmó.

Strauss-Kahn se unirá hoy a la cumbre de los líderes del G-20 en Pittsburgh para discutir las últimas propuestas sobre el arreglo de la economía global. Estados Unidos propone un rebalanceo, pidiendo a los países exportadores que consuman más y a los deudores, como su propia nación, que impulsen los ahorros.

De acuerdo con las proyecciones del FMI, la recuperación global llegará para el primer semestre de 2010. No obstante, Strauss-Kahn alertó que los mercados laborales podrían tomar más tiempo en ponerse a la par, ya que las contrataciones generalmente tienden a responder lentamente a los giros económicos. Como resultado, los países sin redes de seguridad social adecuadas soportarán más pobreza y se arriesgarán al incremento de la inestabilidad social, afirmó. «En muchas áreas del mundo, lo que está en juego no es sólo un aumento del desempleo o una caída del poder adquisitivo, sino además la vida y la muerte en sí mismas», consideró.

Agencia Reuters

Dejá tu comentario