Fondos bajan monto mínimo a ahorristas

Edición Impresa

El mercado de los Fondos Comunes de Inversión (FCI) está recuperando el terreno perdido tras la crisis de 2008, pero está lejos de despegar. Para las administradoras, esto se debe a que el inversor local es conservador y busca jugar seguro, producto de las pérdidas y los temores que persisten desde la crisis de 2001. De acuerdo con un estudio de la calificadora Fitch, este negocio representa cerca del 1,6% del PBI (u$s 6.000 millones, mientras que en Brasil es casi el 40% del Producto (u$s 993.000 millones). En tanto, en Chile, el patrimonio administrado alcanza u$s 48.736 millones, mientras en México son u$s 103.719 millones.

La desconfianza y el desencanto experimentados tras la salida de la convertibilidad de los inversores locales también se plasmó en los productos elegidos, que buscan minimizar los riesgos y la volatilidad. Del mercado total de fondos, 101 son de bonos (42,8% de participación patrimonial), 73 son de acciones (8,8% de participación), 43 se vinculan a renta mixta (8%) y 21 están relacionados con plazos fijos y dinero (money market) (40% del patrimonio administrado). Un perfil fuertemente conservador. Para Franco Vera, analista de estrategia de inversión de Pellegrini, el problema es que «acá (en la Argentina) siempre te dicen que el año que viene explota todo. El argentino ni siquiera confía plenamente en los plazos fijos, imaginate en los fondos. No se terminó de salir de la crisis de 2001, el miedo persiste. Donde se ve un cambio es en los jóvenes profesionales, que se acercan más».

Con la crisis de 2008, el sector se contrajo un 37,6% y en 2010 la recuperación estuvo en torno al 27%. Otro de los cambios significativos tiene que ver con el surgimiento de la ANSES como inversor, en lugar de las AFJP. A diciembre de 2010, el organismo previsional poseía sólo un 1,7% de su cartera en FCI, lo que significa el 13,8% del total de la industria. Las AFJP tenían más del 10% en estos instrumentos, representando más del 50% del total del negocio. «La ANSES bajó mucho su participación, la destinó a fondos pymes e hizo inversión en otros instrumentos: fideicomisos de infraestructura, energía y construcción vial. También es lógico el accionar del sistema previsional privado, que es similar a un fondo de inversión con capitalización a largo plazo», indicó a este diario el director de Fitch Argentina, Gustavo Ávila.

Además de registrarse una concentración en el tipo de instrumentos que involucran los fondos, también se ve en las firmas que brindan el servicio. Las 10 administradoras de fondos más grandes del país administran un 71,2% del patrimonio total. La deuda pendiente es seducir a las familias y a los pequeños inversores que hasta el momento se inclinan por productos más tangibles. Es por esto que varias administradoras bajaron el monto para ingresar a un FCI; Pellegrini y Arpenta ubicaron la cuotaparte en $ 1.000, mientras Consultatio Asset Management, de Eduardo Costantini, la redujo de $ 50.000 a $ 3.000 el mes pasado. Por su parte, las comisiones se ubican en torno al 1% anual del rendimiento.

De acuerdo con la radiografía que hace Fitch sobre el sector, son pocos los fondos que contienen un alto valor agregado. La mayoría están vinculados a títulos públicos y acciones del Merval. Esto se debe, en palabras del gerente general de Consultatio, Cristian López, a que «la cultura argentina está marcada por el inversor en ladrillos, por lo que no se trata de un perfil que busca rentabilidad alta, sino controlar los riesgos».

Dejá tu comentario