Fortaleza del euro preocupa a Europa

Edición Impresa

E strasburgo - Un euro más fuerte constituye un riesgo para la sostenibilidad de la recuperación económica de la zona euro, dijo ayer el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi. Reiteró además su postura de que el tipo de cambio no se encuentra dentro de los objetivos de la política del BCE, y que de todas formas se trata de un factor importante para las expectativas de inflación del bloque. "Ciertamente, la apreciación que hemos visto desde mediados de 2012 tuvo impacto sobre la estabilidad de los precios", dijo Draghi a la Comisión de asuntos económicos y monetarios del Parlamento europeo. "En el presente contexto, un tipo de cambio elevado es un riesgo para la sostenibilidad de la recuperación", añadió.

El BCE, que recortó las tasas de interés a mínimos récord el mes pasado como parte de un paquete de medidas destinadas a impulsar a la economía de la eurozona, enfrenta presión del Gobierno francés para frenar el avance de la moneda común, dado que su fortaleza tiene un impacto sobre las exportaciones del bloque. Draghi agregó que hacia el futuro, "mantendremos un alto grado de política monetaria expansiva. En vista del panorama de inflación, mantendremos la tasa clave de interés del BCE en sus niveles actuales por un extenso período de tiempo". Al mismo tiempo, sostuvo, el BCE "se mantiene listo para lanzar medidas, si se hace necesario, para enfrentar mejor los riesgos de un período prolongado de baja inflación, esto podría incluir el uso de otros instrumentos no convencionales en línea con nuestro mandato para la estabilidad de precios.

El italiano señaló que espera que "la recuperación moderada en marcha continúe" y advirtió la presencia de riesgos a la baja por el descenso de la demanda internacional y por problemas geopolíticos que podrían redundar en un aumento del precio de la energía. "Vigilaremos de cerca las posibles repercusiones de los riesgos geopolíticos y de la evolución de los tipos de cambio en este contexto", explicó a los eurodiputados.

Agencia Reuters y Ámbito Financiero

Dejá tu comentario