Freno a suba de mercados: el riesgo-país trepa 3,4%

Edición Impresa

El mal día que tuvieron los mercados del mundo contagió a los bonos en pesos y a las acciones. La brusca caída del petróleo y la soja en un 3%, fue el síntoma de que la crisis nuclear de Japón está impactando más de lo previsto. Si el problema sigue, la recuperación económica puede verse afectada. Para poner más negativo este panorama, apareció Alcoa, el primer balance importante que ingresó en Wall Street, con números decepcionantes.

Los inversores salieron de todo lo que sea riesgo y buscaron los papeles del Tesoro de Estados Unidos. Hasta el oro perdió el rumbo con estas noticias. El metal precioso cayó un 1% a u$s 1.451,69 por onza.

La baja de Wall Street del 0,95% provocada por la caída de las acciones de las petroleras, contagió a la Bolsa local, donde el Merval, el índice de las líderes, retrocedió un 1,35%. El lado positivo es que la baja se produjo con escasos negocios. Las operaciones sumaron $ 39,9 millones. La caída fue liderada por Petrobras de Brasil con 2,88% seguida por Grupo Galicia con 2,10% y Ledesma con 2%. Transener y Edenor, fueron los únicos papeles que salieron indemnes porque no registraron cambios en sus precios.

Los títulos en pesos también estuvieron entre los más castigados. El Discount perdió nada menos que un 2,40% y el Bocon Pr 13, un 1,30%. Son los de más elevada renta y también los más volátiles. Ante cualquier contingencia, los inversores se deshacen de ellos con rapidez. En cambio los cupones PBI mostraron su solidez porque el FMI dijo que el país iba a crecer por encima de las primeras estimaciones. Este anuncio hizo que estos derivados, que ajustan por el crecimiento de la economía, subieron hasta un 0,60%.

Los bonos en dólares de mediano plazo también mostraron su fortaleza. Estos lucen más en los días negativos. Mientras los nominados en pesos se desplomaban, el Bonar X consiguió subir un 0,50% y el Boden 2015 quedó sin cambios.

El riesgo país subió ayer el 3,4% para ubicarse en los 525 puntos. El dólar, en tanto, tuvo un día de menos negocios. Entre el Forex-MAE, la principal plaza mayorista, y el MEC de los corredores de cambio, operaron u$s 551 millones, casi u$s 200 millones menos que el lunes.

La divisa abrió muy tranquila en $ 4,051 y se acomodó una hora más tarde en $ 4,050. Cuando faltaba menos de una hora y media para cerrar el mercado, apareció una corriente de compradores del sector privado que fue acompañada por el Banco Central.

Esta mayor demanda permitió que el dólar mayorista cerrara en $ 4,056, seis milésimas por encima del día anterior.

La mesa de dinero del Central, comandado por Mercedes Marcó del Pont, compró u$s 60 millones, contra u$s 100 millones del lunes. Las reservas de la entidad se elevaron a u$s 51.622 millones por la baja del oro. El día anterior habían cerrado en u$s 51.600 millones. En las casas de cambio el dólar permaneció en $ 4,075 para la venta, mientras en el mercado marginal se elevó un cuarto de centavo a $ 4,1575. El «contado con liqui», el dólar que surge de triangular divisas, pesos y bonos, se mantuvo en $ 4,20. Este dólar se utiliza para sacar divisas y cuando su precio está tan elevado indica que hay fuga de capitales. El euro siguió la tendencia del mundo y subió 3 centavos a $ 5,89 para la venta.

Para hoy se esperan tensiones. Sólo el ingreso de buenos balances a la Bolsa de Estados Unidos puede aliviar este panorama negativo.

Dejá tu comentario