Futuro asegurado

Edición Impresa

El primer partido de la tarde fue el de la categoría mayor. Y allí Buenos Aires fue superior territorial y tácticamente al local. Si bien le costó plasmarlo en el marcador (hasta los 33 minutos perdía 3 a 0) siempre dejó esa sensación de que el partido no se le escapaba. Tuvo actuaciones sobresalientes, como el caso de Santiago García Botta y Ramiro Finco, dos nombres a tener en cuenta de cara al futuro. El 26 a 18 final no hace más que reivindicar el planteo inteligente de la visita ante las fuerzas y las ganas de los tucumanos.

En menores de 18, la alegría fue tucumana. La estirpe de defensa y juego de forwards tuvo su homenaje en este partido. Que fue cerrado y jugado con dientes apretados. Que tuvo a Lisandro Faralle, Matías López y Marcos Rossi a tres fieles exponentes de la inagotable cantera tucumana. Que, en definitiva, tuvo a los Naranjitas como el justo vencedor por 12 a 5.

Tucumán llevó a los bonaerenses al juego que más le conviene. Corto y con preponderancia de los gordos. Así arrastró a su rival a refugiarse cerca de su ingoal y lo hizo equivocarse y cometer penales. Es cierto, se equivocó en el control, por eso no pudo apoyar un try, pero con mucha paciencia y con el pie, ahora sí, confiable de Santiago Rez Masud, consiguió llegar a ese final de chapuzón, casi necesario en la tórrida tarde del Jardín de la República.

Así fue que repartieron honores. Pero más allá de eso, fue que repartieron sonrisas. Las que se dibujaron en los rostros de quienes creen que, después de dos finales tan bien jugadas, el futuro está asegurado.

Aguilitas. Los Menores de 19 años de la Unión de Rugby de Buenos Aires repitieron el título obtenido en 2010. Botta y Finco, los destacados.

Dejá tu comentario