Futuros: la suba del dólar costó $ 19.000 millones

Edición Impresa

El Banco Central divulgó ayer oficialmente la pérdida que sufrió en febrero por los contratos de futuros de dólar, a raíz de la suba de la divisa. Fueron $ 19.000 millones, un nivel muy superior a lo que se venía estimando preliminarmente. Ése fue el monto de emisión monetaria que se vio obligada a realizar la entidad que preside Federico Sturzenegger para compensar a los inversores que tenían posiciones compradas.

Los contratos de futuro se compensan en forma diaria, teniendo en cuenta la cotización del dólar en el mercado mayorista y el valor acordado entre el comprador y el vendedor. En este caso, la pérdida millonaria que sufrió el BCRA está relacionada con dos factores: el aumento de la divisa, pero también la cifra millonaria de contratos con vencimientos entre fin de febrero y fin de año. Esas transacciones fueron llevadas adelante por el extitular del BCRA, Alejandro Vanoli, lo que provocó su imputación por parte del juez Claudio Bonadío. También fueron imputados el resto del último directorio, el exministro de Economía Axel Kicillof y la expresidenta Cristina de Kirchner.

Durante febrero la divisa tuvo un fuerte ajuste, pasando de $ 13,80 a $ 15,80, lo que significó un incremento del 14,5%. En promedio, los contratos fueron acordados a un valor por debajo de $ 10,50, por lo que la diferencia tuvo que ser aportada por el BCRA.

Incluso el último día de febrero, es decir el último lunes, cuando la divisa trepó más de 30 centavos, el Central tuvo que desembolsar $ 3.400 millones. En esa cifra se mezcla la compensación relacionada con todos los vencimientos, pero también lo que el BCRA tuvo que pagar a los inversores que poseían contratos a fin de febrero.

De esta forma, sigue aumentando la "factura" de los futuros en contra del BCRA: en diciembre el desembolso fue de $ 36.000 millones, en enero poco más de $ 9.000 millones y en febrero $ 19.000 millones. Así, el costo total por los futuros ya supera los $ 64.000 millones. Y se estima que la pérdida total para la autoridad monetaria estará finalmente en torno a los $ 70.000 millones.

Los volúmenes en los futuros siguen siendo significativos, aunque la cobertura para aquellos que se mueven en negocios relacionados con el comercio exterior llega hasta julio. Como el Banco Central se mantiene al margen de este mercado desde que asumió la nueva conducción, se vuelve casi imposible conseguir financiamiento a plazos más largos.

Se supone que las peores pérdidas para el BCRA ya sucedieron y que ahora, de la mano de una mayor estabilidad cambiaria, el efecto sobre el balance de la entidad será menor.

Si el Rofex no hubiera efectuado la quita de 1,25 peso y 1,75 peso según la duración del contrato, las pérdidas para el Central se hubieran acercado a los 100.000 millones de pesos.

Dejá tu comentario