27 de junio 2017 - 22:33

Ganancias no se aplica sobre las jubilaciones

El decisorio tiene en cuenta que los jueces deben velar por la vigencia y efectividad de los principios constitucionales.

La Sala II de la Cámara Federal de la Seguridad Social declaró la inconstitucionalidad del impuesto en dos causas judiciales.

La Sala II de la Cámara Federal de la Seguridad Social, integrada por la Dra. Nora Carmen Dorado y por el Dr. Luis René Herrero, declaró que las jubilaciones y las sumas retroactivas reconocidas a favor de los jubilados no pagan el Impuesto a las Ganancias en las causas "Calderale Leonardo c/ANSeS" y "Calderón Carlos Héctor c/ANSeS", de acuerdo con las sentencias dictadas el 16 de mayo de 2017 y el 12 de junio de 2017, respectivamente, por interpretar que la ley de ese impuesto (1) es inconstitucional al pretender gravar un beneficio previsional protegido por el art. 14 bis de la Constitución Nacional que tiene carácter integral e irrenunciable.

La postura adoptada en ambos fallos refleja que los jueces del fuero de la Seguridad Social tienen el deber de velar por la vigencia y efectividad de los principios constitucionales en cuanto garantizan la naturaleza integral de la jubilación que no es ganancia en los términos de la ley tributaria. En realidad se trata de un reintegro o débito social de modo que es contradictorio reconocer que los beneficios previsionales están protegidos por la garantía de integralidad, proporcionalidad y sustitutividad y, a su vez, que sean considerados como una renta, enriquecimiento, rendimiento o ganancia gravada por el propio Estado que es el máximo responsable en materia de seguridad social. A ello se suma que el objeto de estos beneficios es la cobertura de los riesgos de subsistencia y ancianidad, momentos en la vida en los que la ayuda se hace más necesaria.

Otro de los fundamentos que refuerza la inconstitucionalidad decretada es que, para este Tribunal, aplicar el impuesto sobre las remuneraciones durante la vida activa y repetir la tributación sobre los mismos aportes al devolverlos en forma de beneficio jubilatorio produce agravio a garantías constitucionales e incluso a Tratados Internacionales (2) al afectar su carácter integral y el derecho de propiedad por una doble imposición que resulta confiscatoria. Las jubilaciones y pensiones no constituyen una gracia o un favor concedido por el Estado sino que son la consecuencia del salario percibido como contraprestación laboral y en base a la cual se aportó el Impuesto a las Ganancias en su oportunidad.

En síntesis, para los fallos comentados (3), es contrario al principio constitucional de integralidad del haber previsional que se disponga su reducción por vías impositivas, en consonancia con el criterio adoptado por la Cámara Federal de Paraná en autos "Cuesta Jorge Antonio c/AFIP s/Acción de inconstitucionalidad"

Con respecto a las sumas retroactivas vinculadas a los beneficios jubilatorios, la Sala II considera que están exentas del pago del tributo por aplicación de la doctrina jurisprudencial de la Corte Suprema de Justicia de la Nación en las causas "Negri Fernando Horacio c/Estado Nacional -AFIP" y "De Lorenzo, Amalia B", según sentencias del 15 de julio de 2014 y del 17 de junio de 2009, respectivamente (4).

Vale recordar que el Máximo Tribunal de la Nación no se pronunció sobre la aplicación del Impuesto a las Ganancias sobre las jubilaciones de un ciudadano común en estos últimos años (5) pero es probable que, a partir de los dos casos analizados, le corresponda emitir su fallo para esclarecer un tema que causa tanta preocupación por afectar derechos garantizados por la Constitución Nacional a un sector tan vulnerable como son los jubilados.

Por último y más allá de los aciertos o desaciertos técnicos, conceptuales o lingüísticos que, desde el punto de vista de un estudioso de la materia tributaria, podrían cuestionarse en las sentencias del fuero de la seguridad social comentadas, no hay dudas que la Corte deberá definir si los beneficios de la seguridad social tienen mayor peso constitucional que la recaudación tributaria relacionada con el impuesto a las ganancias (6).

(*) Especialista en temas de Recursos de la Seguridad Social [email protected]

(1) El art. 79 inciso c) de la ley 20.628.

(2) Constitución Nacional, art. 75 inciso 22.

(3) Se aclara que los fallos comentados no se limitan a tratar el impuesto a las ganancias sobre las jubilaciones y sus retroactivos pero, en esta nota, sólo se analiza el tema tributario planteado.

(4) En el caso "Negri", no se aplicó el impuesto sobre una gratificación abonada por un cese laboral de común acuerdo (art. 241, Ley de Contrato de Trabajo) porque esa gratificación carecía de la permanencia y periodicidad exigida por la ley (art. 2, ley 20.628). En "De Lorenzo", se trató de un despido por causa de embarazo o maternidad (art. 178, Ley de Contrato de Trabajo) y tampoco se aplicó el impuesto sobre la indemnización percibida por falta de permanencia y periodicidad en la fuente generadora.

(5) El 10 de diciembre de 2013, en "Dejeanne, Oscar Alfredo y otro c/AFIP s/amparo", la Corte revocó un fallo de la Cámara Federal de Corrientes que había hecho lugar al reclamo de los jubilados a favor de no pagar el impuesto porque interpretó que el amparo no era la vía procesal idónea pero destacó que tal decisión no importaba resolver sobre la cuestión de fondo discutida, la cual podría ser analizada en el juicio pertinente. En "Gutierrez Oscar Eduardo c/ANSeS", en fallo del 11 de abril de 2006, la Corte señaló que la jubilación de los jueces, aún de los jueces provinciales, está exenta del pago del impuesto por la vigencia del principio de intangibilidad.

(6) Por el art. 4 y el art. 75 inciso 2 de la Constitución Nacional, el impuesto a las ganancias debe ser fijado por un tiempo determinado, proporcionalmente igual en todo el territorio del país, siempre que la defensa, la seguridad común y el bien general del Estado lo exijan. Sin embargo, el requisito de "por tiempo determinado" no se respeta pues este tributo está vigente desde hace ochenta años y seguirá vigente, al menos, hasta el 31 de diciembre de 2019 según la última prórroga dispuesta por la ley 26.545 (B.O.: 2/12/2009). El impuesto a las ganancias fue creado por un decreto-ley del 19 de enero de 1932 denominado "impuesto a los réditos". La primera ley fue la 11.586 (B.O,: 30/6/1932) y, posteriormente, se dictó la ley 11.682 (B.O.: 12/01/1933) que se aplicó hasta el año 1973, que fue reemplazada por la ley 20.628 (B.O.: 31/12/1973) que introdujo su actual denominación de impuesto "a las ganancias" y es la ley que hoy está vigente, según decreto 649/97.

Dejá tu comentario