8 de diciembre 2011 - 00:00

Garré reeditó críticas a Scioli por mando uniformado en Policía

Nilda Garré habla, meses atrás, ante Daniel Scioli y Ricardo Casal. La tensión volvió a aparecer ayer entre la Nación y la provincia por la política de seguridad.
Nilda Garré habla, meses atrás, ante Daniel Scioli y Ricardo Casal. La tensión volvió a aparecer ayer entre la Nación y la provincia por la política de seguridad.
Cristina de Kirchner no objetó la decisión de Daniel Scioli de ratificar a Ricardo Casal como ministro de Justicia y Seguridad. Hasta consideró, como un dato positivo -al menos así lo interpretó el gobernador- que el funcionario era activo y «ponía la cara».

Aquel aval presidencial fue uno de los elementos que más festejó Scioli porque, tras una larga lista de episodios críticos -algunos públicos, otros por los medios-, el gobernador interpretaba que podría existir alguna exigencia en ese área.

Días atrás, Casal -confirmado en el cargo por Scioli- intentó despejar las versiones de supuestos desencuentros entre la Nación y la provincia en materia de política de seguridad con un argumento, si se quiere, emotivo: dijo que la relación era «perfecta».

Esa «perfección» duró hasta ayer. A horas de ser ratificada como ministra de Seguridad de la Nación, Nilda Garré, volvió a la carga sobre uno de los puntales de la administración bonaerense en materia de seguridad: la reinstauración de la jefatura uniformada en la fuerza.

No sólo Garré destruyó esa supuesta sintonía sino que lo hizo con definiciones que jamás había usado hasta ahora, en su tono crítico sobre el «modelo» sciolista: lamentó que no exista voluntad del Gobierno para «ejercer el control político» sobre la Policía Bonaerense.

«Si uno cree que la forma de solucionar el problema es algún tipo de negociación con las fuerzas pero sin asumir las riendas del problema lamentablemente esa auto-nomía lleva a deformaciones muy grandes y contribuye a la prostitución y a la corrupción de algunos sectores de las fuerzas», dijo la funcionaria.

Fue más lejos. En declaraciones radicales, Garré elogió a los exministros de Seguridad de la provincia Juan Pablo Cafiero y León Carlos Arslanian porque hicieron «esfuerzos muy serios» para controlar el funcionamiento de la fuerza de seguridad provincial.

«Sin embargo -agregó la ministra- no hubo continuidad lamentablemente en esas tareas» en una clara objeción a la política aplicada por Scioli que al asumir como gobernador decidió, entre otras medidas, reinstaurar la figura de jefe policial.

«Yo creo que se había avanzado, la continuidad es fundamental y una vocación irrenunciable de ejercer el control político de las fuerzas», sostuvo Garré.

Las declaraciones llegan apenas luego de que Scioli decidiera remover la cúpula policial y crear la Policía de Prevención Municipal, con fuerte injerencia de intendentes, además de establecer dos subsecretarías que ejercerán un mayor control civil sobre la tarea policial, desde ahora en manos del comisario general Hugo Matzkin.

Estos fuertes cambios en el Ministerio de Justicia y Seguridad surgieron luego de que Scioli resistiera la presión reformista de la Nación en el área provincial y sostuviera a Casal al frente de la cartera, cuya figura había sido cuestionada por la Casa Rosada.

Desde el Gobierno bonaerense se evitó responder las críticas. Sin embargo, desde espacios opositores hubo más de una referencia. Entre otros, Francisco de Narváez evaluó que las diferencias entre Garré y Scioli sólo «perjudican a los bonaerenses».

En otro orden, la titular de la cartera de Seguridad, que este martes fue ratificada en su cargo por la presidente Cristina de Kirchner, descartó que pueda haber en el corto plazo traspaso de la Policía Federal al ámbito de la Ciudad de Buenos Aires.

«No está ese tema en estudio en este momento», enfatizó la funcionaria.

Al respecto, la ministra afirmó que con su par porteño, Guillermo Montenegro, están «tratando de tener una convivencia lo más sensata, racional y lógica posible para beneficio de los vecinos».

Mencionó en ese sentido los avances para compartir bancos de datos e información entre la Policía Federal y la Metropolitana, y anticipó que el lunes próximo se presentará un nuevo operativo para fortalecer la seguridad en la Plaza Constitución, con cámaras, guardias de infantería, Policía montada y agentes motorizados.

Dejá tu comentario