Gesto de De la Sota, con la mirada en Nación

Edición Impresa

Córdoba - En una muestra de buena relación que no tiene su correlato con la Casa Rosada, los justicialistas Juan Schiaretti y José Manuel de la Sota -el mandatario saliente y su sucesor- acordaron con el intendente electo de la ciudad de Córdoba, el radical Ramón Mestre (h), la refinanciación de una deuda comunal de $ 58 millones.

La postal de armoniosa convivencia se da en paralelo con los tensos cortocircuitos políticos que distancian al PJ cordobés de Balcarce 50, y que tomaron la forma de una deuda en remesas federales para el rojo previsional que suma ya más de $ 840 millones y que amenaza con terminar en la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

«Mi estilo es negociar; todavía no he tenido un encuentro con la Presidenta. Entiendo que está en lo que estamos todos, armando el gabinete...», sostuvo De la Sota, además de esperanzarse con una reunión «después del 10 de diciembre».

Por de pronto, el entendimiento con Mestre fue sellado en un encuentro desplegado ayer en las nuevas oficinas del Centro Cívico, y contempla una reprogramación de la deuda a 8 años (con una tasa de interés del 6 por ciento), con dos años de gracia.

«Para mí es una gran alegría poder ayudar a la Capital, así como lo hice en la intendencia de (el jefe comunal Daniel) Giacomino», sostuvo Schiaretti.

«Hay una relación inteligente», dijo Mestre en devolución de gentilezas, y bregó porque esa sintonía «dure los cuatro años».

«Schiaretti, con mi acuerdo, va a firmar una resolución», afirmó por su parte De la Sota, respecto de la medida que beneficiará a la capital mediterránea.

Dejá tu comentario