Giro: un voto UCR y otro bussista empujan ley de medios en el Senado

Edición Impresa

El oficialismo sumó dos votos clave para la sesión de mañana en el Senado por la nueva ley de medios: el tucumano Antonio Salazar, médico del ex general Antonio Bussi, y la radical correntina Dora Sánchez. La Casa Rosada está dispuesta a garantizar la aprobación del proyecto sin cambios e incluso puso a disposición de la misionera Élida Vigo, en reposo por una grave enfermedad, un avión sanitario para traerla a votar al Congreso si fuese necesario.

La laxitud del kirchnerismo quedará entonces plasmada en la sesión especial del viernes, cuando la política de derechos humanos del Gobierno tendrá un lapsus para que el bussista Salazar aporte un voto fundamental para que la nueva ley de medios no regrese con cambios a la Cámara de Diputados. El titular del Partido Fuerza Republicana, Ricardo Bussi, hijo del ex represor de facto, fue el encargado de ensayar una justificación ante los medios para el voto positivo de Salazar: «Los Bussi desde hace 20 años estamos siendo objeto de una campaña de desprestigio por parte de los medios masivos de comunicación, especialmente de Buenos Aires. Tampoco hemos visto que se hayan rasgado las vestiduras cuando (Néstor) Kirchner atropellaba instituciones fundamentales como la Iglesia y el Ejército».

El caso de la radical Sánchez es distinto. Jefa del Comité UCR en la localidad correntina de Mercedes, la senadora pasó ayer por la mañana por el despacho de Julio Cobos para anticiparle el sacrificio que haría para garantizar la estabilidad financiera de su provincia:

Dora Sánchez: Julio, vengo a anticiparle que voy a votar a favor de la ley de medios tanto en general como en particular.

Julio Cobos: Pero Dora, ¿qué pasó? ¿Su voto es por convicción o por conveniencia? Si es por convicción, no tiene por qué darme ninguna explicación, yo lo respeto y usted está en todo su derecho.

D.S.: Mi provincia está en una situación financiera complicada y ahora hay que recomponer la administración.

J.C.: Mire, Dora, entonces hágase cargo de las decisiones que toma. Si hubiese sido por íntima convicción, yo la respeto. Pero me sorprende su actitud. Me parece que no hace falta, es humillante.

Sánchez abandonó el despacho de Cobos en el Senado con el vicepresidente montado en cólera. La senadora radical está alineada con el gobernador saliente, Arturo Colombi, que ayer estuvo en la Capital Federal, y ahora deberá reacomodarse con la nueva gestión de Ricardo Colombi, quien pese a haber recibido el apoyo orgánico de la UCR de Gerardo Morales y un guiño de Elisa Carrió, también tuvo palabras conciliadoras hacia el Gobierno de Cristina de Kirchner.

Frente a los micrófonos, la radical Sánchez también desempolvó un argumento formal: «Mis asesores estuvieron trabajando con la ley; seguramente la voy a aprobar en general y en particular, porque necesitamos un cambio con la ley de medios. La ley va a salir, el oficialismo tiene los números para que la ley salga y no va a haber problema».

Cónclave radical

Anoche, el jefe de la bancada radical, Ernesto Sanz, celebró un cónclave de urgencia con sus legisladores. Hoy presentarán su dictamen de minoría, pero con los votos de Salazar y Sánchez, el oficialismo prácticamente se garantiza la sanción de la ley tanto en general como en particular.

También el catamarqueño Ramón Saadi ensayará en el recinto una especie de venganza personal, íntima, contra la corporación mediática, al estilo del bussista Salazar. Víctima del caso María Soledad, que cree urdieron sus adversarios con fuerte apoyo mediático, el senador prepara su desquite contra la prensa en la votación de mañana.

Con las bajas del cordobés Roberto Urquía, en tratamiento por enfermedad en Estados Unidos, de la misionera Vigo, y el rechazo del jujeño Guillermo Jenefes y los chubutenses Marcelo Guinle y Silvia Giusti a acompañar algunos artículos en particular, la bancada oficialista de Miguel Pichetto quedaba reducida de 38 a 33 votos. Los radicales sólo perdían el voto del radical Norberto Masoni, de Chubut, también convaleciente.

Pero el giro de Sánchez y Salazar cambió el mapa del Senado de cara a la votación de mañana.

Piso asegurado

Ahora el kirchnerismo se asegura un piso de al menos 35 votos a favor sobre un total de 69, sin contar el eventual apoyo de los aliados del ARI fueguino, José Martínez y Rosa Díaz, pendientes de la aprobación de la ley de promoción industrial para la producción de artículos electrónicos en su provincia. Ese impar y mágico 69 oficialista despeja, además, los fantasmas de un posible desempate a cargo de Cobos. El número fino será analizado por el oficialismo hoy a las 16 en una reunión del bloque.

Si esta mayoría del Frente para la Victoria se confirma en la maratónica sesión especial de más de 20 horas del viernes, el kirchnerismo lograría aprobar en particular incluso el polémico artículo 161 que fija el plazo de un año para que las empresas de medios que no se adapten a la nueva ley se desprendan de sus activos, el artículo 45 que permite al Poder Ejecutivo distribuir licencias y hasta la autoridad de aplicación.

El Gobierno reflota así en el Senado una nueva versión de la Concertación plural, esta vez sin Cobos, pero con la UCR de Corrientes y el bussismo de Tucumán.

Dejá tu comentario