Gobierno, duro contra bancarios

Edición Impresa

Por primera vez, desde que los Kirchner están en el Gobierno, un sindicato de peso fue multado por no acatar una conciliación obligatoria dictada por el Ministerio de Trabajo de Carlos Tomada. Se trata de la Asociación Bancaria (AB), que deberá pagar $ 5.000 por cada afiliado que ayer no concurrió a su puesto por haberse adherido al paro organizado por el gremio. Esa medida de fuerza había sido declarada ilegal por la cartera que dirige Carlos Tomada. El ministro permaneció ayer en Buenos Aires para encontrarse con los dirigentes gremiales para asegurarles que pase lo que pase, la multa seguirá en pie.

El sindicato que maneja Juan José Zanola, aún preso por el caso de la «mafia de los medicamentos», desconoció la existencia de la conciliación obligatoria y llamó a una huelga en todas las entidades financieras del país. Como esta decisión estaba expresamente prohibida por 15 días, comenzando a contar desde ayer, Trabajo entendió que se violó la legislación vigente.

Ayer al mediodía, durante las reuniones que mantenían la AB con las tres entidades que agrupan a los principales bancos del país donde se negociaban las paritarias 2011 (en las que están cerca de un acuerdo), el ministerio informó sobre la multa.

La medida fue tomada a través de la Resolución 320 del Ministerio de Trabajo, donde en el articulado se dispone que se intima a la AB a «cesar de inmediato cualquier medida de acción directa adoptada o cualquier conducta que impida el normal y habitual desarrollo de las actividades de las entidades afectadas» para «dar cumplimiento a la conciliación obligatoria impuesta el 27 de abril de 2011».

El ministerio advierte que si continúa con la huelga durante el período de conciliación obligatoria, «se procederá sin más trámite a la suspensión o cancelación de la personería gremial».

La resolución tiene la firma de Adrián Caneto, el subdirector nacional de Relaciones de Trabajo, que ayer fue el centro de las embestidas desde el gremio por no haber enviado en tiempo y forma la notificación el miércoles pasado. Según los datos que surgen de las negociaciones, hasta ayer las entidades ofrecían un aumento salarial del 28% para este año, mientas la AB pide un 30%. Esto quiere decir, que hoy la distancia entre ambas partes es de menos de 2 puntos porcentuales.

El paro de ayer, como resulta habitual, tuvo mayor acatamiento en la City porteña, especialmente en la banca pública, que en el resto del país. En las entidades privadas, tanto en los de capital nacional como entre los extranjeros, el acatamiento fue sensiblemente menor, con un porcentaje de no más del 30%. En el interior del país la actividad fue prácticamente normal.

En las paritarias la AB nuevamente plantea que parte de los trabajadores de los call centers y telemarqueting, que actualmente están enrolados en el Sindicato de Empleados de Comercio, pasen a la Bancaria. Además reclaman una suba del mínimo no imponible de Ganancias y una mejora para la obra social.

Hoy también habrá complicaciones en la atención al público en los bancos del microcentro porteño. La AB es uno de los gremios que apoya la movilización de Hugo Moyano en la 9 de Julio por el Día del Trabajador, y prometió movilizar operarios desde las 10 desde el centro de la Ciudad hasta el Ministerio de Desarrollo Social desde donde hablará el titular de la CGT.

Dejá tu comentario