Gobierno finalmente liberó trigo por u$s 540 millones

Edición Impresa

El Gobierno liberó ayer unos 2,7 millones de toneladas de trigo de la campaña 2010/2011 para exportar (luego del anuncio del viernes de 1,4 millón de toneladas, ayer el oficialismo agregó 1,3 millón más). La medida representa alrededor de u$s 540 millones.

Si se concreta la exportación, quedaría guardado 1,3 millón de toneladas en los campos y acopios, lo que simboliza otros u$s 280 millones. Con todos los anuncios de apertura que el Gobierno lanzó a lo largo del año se concretaría la venta de unos 11,1 millones de toneladas (u$s 2.398 millones).

Se toman estas medidas por dos cuestiones fundamentales: lograr el ingreso de dólares al país e intentar desactivar cualquier tipo de protesta por parte de los productores trigueros en el interior del país. De hecho, la Federación Agraria Argentina (FAA) se encuentra en estado de «alerta y movilización» y ya llevó a cabo varias asambleas en Córdoba, Santa Fe, La Pampa y Entre Ríos.

Los encargados de dar a conocer la noticia fueron el ministro de Economía y vice-

presidente electo, Amado Boudou, junto con su par de Agricultura, Julián Domínguez, el subsecretario de Agricultura, Oscar Solís, y el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno.

«Este ciclo productivo junto al de 2004/2005 es el de mayor exportación de trigo que haya tenido la Argentina en la década», resaltó Domínguez. Y agregó: «Para la campaña 2011/2012 estimamos una proyección de la cosecha de 30 millones de toneladas de maíz; 13,5 millones para trigo; mientras que para soja se esperan entre 52 y 53 millones».

El funcionario planteó además que el Gobierno chequeará trimestralmente el stock de trigo de los productores y en función de eso se ampliará la apertura de los cupos exportables, manteniendo siempre la previsión de 6,5 millones de toneladas para el abastecimiento del consumo interno.

Por su parte, Boudou afirmó que las políticas del Gobierno sirvieron para «asegurar la seguridad alimentaria de los argentinos, para tener un abastecimiento completo del mercado interno, y permitieron transparentar el funcionamiento de la economía». Un discurso muy similar al que utiliza Moreno para justificar la intervención oficial en el mercado.

Ayer, Coninagro, entidad que agrupa a las cooperativas y que recibió a Cristina de Kirchner el mes pasado, sostuvo que la decisión del Gobierno es favorable para los productores, aunque advirtió que las liberaciones en cuotas no son suficientes ni plantean el escenario ideal para el sector agrícola.

El presidente de la entidad, Carlos Garetto, sostuvo que «es bueno que se liberen estos volúmenes anunciados como señal hacia el productor que tiene su cosecha sin comercializar. Hay 4 millones de toneladas de la cosecha vieja todavía y ya está muy avanzada la cosecha de la presente campaña. Si se concreta, significa que se van encaminando las soluciones al problema de la comercialización granaria».

Por su parte, el Comité de Acción Gremial de la FAA advirtió ayer desde Rosario que «el Gobierno ha hecho ya tantos anuncios incumplidos, que preferimos mantener una necesaria cautela. Como suele decirse, el método se mide por los resultados».

Algunos analistas del mercado aseguran que esta medida no influirá en el precio del cereal, que en la actualidad está muy deprimido. De hecho, en lo que va del año el trigo se desplomó un 25%.

Dejá tu comentario