Gobierno ya analiza revisar subas en gas

Edición Impresa

 El aumento en las facturas de gas está provocando una fuerte reacción adversa en las pymes y en las provincias patagónicas que amenaza con extenderse y ampliarse porque recién a mediados de junio los consumidores de todo el país estarán recibiendo las boletas correspondientes a dos meses completos con los nuevos valores, a lo que se suma que en abril y lo que va de mayo las temperaturas fueron inferiores al promedio histórico obligando a un mayor consumo.

El tema empezó a hacer ruido dentro del propio Gobierno nacional y ya empieza a escucharse que no alcanzará con medidas compensatorias para un sector industrial o una región geográfica por lo que se plantearía la necesidad de revisar los ajustes dispuestos en este servicio. Según declaró el gobernador de Chubut, Mario Das Neves, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, le comunicó que había trasmitido a Mauricio Macri la preocupación por las tarifas de gas, y que éste convocó para la tarde de ayer a parte del gabinete para considerar alternativas frente al mahumor que se está generando. Esto incluye el anuncio de una medida de fuerza en Tierra del Fuego que amenaza el suministro de todo el país (ver Ámbito Nacional).

Los cuestionamientos se deben a que las subas se aplicaron sobre tarifas que habían sido actualizadas en agosto de 2014 por última vez lo que genera mayor impacto económico que el aumento en el precio de la electricidad, aunque en ambos casos el porcentaje de incremento resulte similar, y considerando que en el interior también hay importantes reclamos por las facturas de luz.

El aumento para los usuarios residenciales de todo el país ronda entre 200% y 380%, pero para las pymes y entidades educativas, culturales o deportivas con un consumo superior a 9.000 metros cúbicos anuales, el precio del metro cúbico tuvo un alza de más del 800%, lo que significa más de nueve veces lo pagado con anterioridad.

Otro punto a considerar es que la Patagonia, La Pampa y la Puna fueron exceptuadas de los aumentos de 2014 y ahora no lo están. Pero aunque las últimas subas se ubican en porcentajes similares en todo el país, por las temperaturas más frías, el efecto es más alto en esos lugares.

El otro aspecto importante es que las petroleras son las grandes beneficiarias y que a diferencia de lo que pasa con la electricidad, es muy poca la reducción del déficit fiscal por el ajuste en el gas.

Dejá tu comentario