Hurtig: “En Carmel todos deberían hacerse el ADN”

Edición Impresa

Mientras en la Justicia se desarrolla el segundo juicio por la muerte de María Marta García Belsunce, su hermanastra Irene Hurtig, quien por primera vez está imputada en la causa, dialogó con Ámbito Financiero. Aseguró que el fiscal Diego Molina Pico está ensañado con la familia, que teme reconocer sus errores porque peligra su cargo y su reputación. Pide que se investigue el country Carmel y hasta sugiere realizarles un ADN a todos sus habitantes. Además, sueña con formar una ONG para apoyar a aquellas familias que tienen parientes presos y que son inocentes.

Periodista: Si ustedes sostienen que no fue Carlos Carrascosa, ¿de quiénes sospechan?

Irene Hurtig: No te puedo decir con nombre y apellido quién fue, porque no lo sé. Pero hay cuestiones que no se han investigado. No queda claro por qué nunca se investigó la línea en donde María Marta se desempeñaba y la verdad es que Missing Children era una institución donde se trataban temas álgidos, la sustracción de menores, donde había intereses contrapuestos. Acá, María Marta justamente lo que hacía era intervenir en la Justicia.

P.: O sea que apunta a la institución donde trabajaba su hermana.

I.H.: Yo sé que estas cosas no se investigaron y son cosas que a mí todavía no me cierran.

P.: ¿Por qué cree que Molina Pico apunta tan firmemente sobre la familia?

I.H.: En el fiscal Molina Pico claramente hay un ensañamiento, no cabe duda, por cómo se fue desarrollando el transcurso de la investigación. En el momento en que él empieza a ocultar pruebas, que no ayudaban a su idea ahí es donde se pierde la objetividad. Por eso yo sostengo que hay animosidad de parte de Molina Pico con la familia.

P.: ¿Por qué?

I.H.: Todos somos seres humanos, y Molina Pico es un ser humano que se puede equivocar. Yo creo que él se equivocó, que no hizo lo que debía hacer en el momento en que estaba en el velorio como fiscal de turno en el lugar de los hechos. Quizás él en ese momento sintió que la familia lo había engañado y se le metió eso en la cabeza. Yo creo que él está totalmente obsesionado. Molina Pico empezó con la investigación dos días después, la autopsia se hizo 17 días más tarde. Él creyó que fue un accidente y por eso actuó lento, él se equivocó muy grave, y esas equivocaciones lo pueden llevar a perder su trabajo, por eso ataca a la familia. Es una guerra terrible contra la familia.

P.: De parte de la familia, las cosas también se hicieron mal desde un principio. ¿Cómo no se dieron cuenta de qué algo raro había pasado?, ¿ninguno notó que eso no era sólo un accidente?

I.H.: Nosotros no limpiamos la escena del crimen, nosotros creíamos que era un accidente y simplemente sacamos la sangre.

P.: ¿Por qué no llamaron a la Policía?

I.H.: Porque llamamos a la ambulancia, que es lo primero que uno va a llamar. Los médicos la tendrían que haber llamado, yo no sé por qué ellos no lo hicieron.

P.: Carrascosa pidió que no intervenga la Policía...

I.H.: Eso no es así. Ese diálogo no existe. Nosotros llamamos a la ayuda médica. Ni los médicos forenses se dieron cuenta de que tenía 5 tiros en la cabeza, eso fue recién cuando abrieron el cuerpo.

P.: Pidió la intervención del FBI, ¿cree que eso va a resolver realmente el crimen?

I.H.: Al menos es una institución que en el caso Nora Dalmasso sirvió muchísimo. Hay una realidad y es que ya pasó mucho tiempo, y eso no ayuda. Pero habría que empezar por investigar Carmel, que todos se hagan el ADN. Hay tres rastros genéticos y no podemos hacer que no están.

P.: ¿Cree que los elementos que llevaron a Carrascosa a estar hoy en la cárcel no son lo suficientemente contundentes?

I.H.: No, claramente no lo son. No le encontraron un arma, no hay pruebas contundentes para darle prisión perpetua, es una locura. Hubo errores, pero no hubo encubrimiento de un homicidio. Su ADN no coincide con el de los tres encontrados. Lo condenan porque estaba muy tranquilo cuando hablaba con los médicos, porque dividía tareas, nada contundente.

P.: Hasta ahora nunca había estado involucrada en la causa, ¿cómo vivió estas semanas en que hasta pidieron su detención?

I.H.: Son como los arañazos para tratar de sostener esto a cualquier costa, y eso se notó cuando pidieron mi detención. Cuando la voz ni siquiera está identificada.

P.: ¿Pensó tomar medidas contra los fiscales?

I.H.: Sí, obviamente, voy a iniciarles una causa por abuso de autoridad. Acá había una intención de sacarme del juicio y que no declarara. Yo soy importante porque fui la cuarta persona en entrar a la casa. ¿Por qué seis días antes hicieron esto? Pero por suerte el juez de garantías les puso una traba.

Entrevista de Belén Fernández

Dejá tu comentario