Incertidumbre sobre las pérdidas finales en soja

Edición Impresa

 Luego de las recientes lluvias, muchos productores de la región central pampeana han vuelto a cosechar soja con resultados dispares. Se requerirá que esta actividad se generalice e intensifique para poder obtener una respuesta más o menos certera sobre el tamaño final de la cosecha de nuestro país.

La Bolsa de Cereales consignaba en su último informe que el relevamiento a campo llevado a cabo por la entidad indica que las pérdidas directas por inundaciones son importantes sólo en sectores delimitados. Sin embargo, se destaca que gran parte del núcleo sojero de nuestro país se encuentra en mayor o menor medida afectado por pérdidas de rendimiento y merma de calidad del poroto. El informe concluye con la idea de que, teniendo en cuenta que más de un 75% de la superficie recolectable de soja se encuentra aún en pie, mantendrá su estimación productiva en 56 millones de toneladas, hasta tanto se puedan precisar con mayor exactitud las mermas de rendimiento.

Las estimaciones privadas que se barajan actualmente, que son variadas y diversas, abarcan un rango de pérdidas totales de producción de entre un 5% y hasta un 15% de la producción inicialmente esperada que, hacia el final de marzo, comprendía estimaciones productivas de entre 58 millones a 62 millones de toneladas.

Cabe destacar que, más allá del daño efectivo producido como consecuencia del exceso de precipitaciones, la calidad del grano será todo un tema en esta campaña, con muchos productores preocupados por la imposibilidad de entregar granos dentro del estándar de comercialización vigente. Como consecuencia de estos daños, el poroto de soja acumula una ganancia del 17%, en tanto que la harina de soja lidera la tendencia del complejo oleaginoso con una suba del 26% de enero a la fecha.

Por su parte, la revista especializada Oil World recortó en 5 millones de toneladas su proyección de cosecha para toda la región. Estos analistas estiman que, como consecuencia de los eventos climáticos en la Argentina, la estimación se recorta en 3 millones, pasando así de 58 millones a 55 millones de toneladas, lo que a la postre significa la obtención de 5 millones de toneladas menos que el resultado obtenido en la cosecha anterior.

Para Brasil, Oil World logrará una campaña final de 98,5 millones de toneladas, lo que implica un recorte de 1,5 millón respecto de su estimación anterior.

Para Uruguay, se estima una pérdida total de 500.000 toneladas, con una estimación actualizada de 2,8 millones de toneladas. Las cosechas de Paraguay y Bolivia, por su parte, fueron mantenidas sin cambios en 9,2 millones de toneladas y 2,7 millones, respectivamente.

Las pérdidas de nuestra región generarán también una caída en el nivel de existencias finales al término de la temporada, fenómeno que también impactará en las existencias finales globales sobre el fin de esta campaña 2015/16.

La insuficiente cantidad de otras semillas oleaginosas a nivel mundial, asociada a una demanda creciente, seguramente estimulará el consumo de soja. Por otra parte, la posibilidad de contar en la próxima campaña con algún estancamiento o disminución en la superficie de siembra en los EE.UU. y en nuestra región también podrían contribuir a erosionar los stocks finales del mundo de la campaña 2016/17.

Mientras tanto, la siembra de los principales cultivos de verano en los EE.UU. sigue su curso con buen clima en general para esta tarea. El USDA (Departamento de Agricultura de EE.UU.) informaba que ya se encuentra implantado el 45% de la superficie a dedicar con maíz, en comparación con el 30% de la semana anterior, el 45% del año pasado a esta fecha y el 30% del promedio de las últimas cinco campañas. Ya ha emergido el 13% de los cultivos implantados, comparado con el 5% de la semana anterior, el 7% del año pasado y el 8% del promedio.

En soja, esta actividad ya alcanza 8% de la superficie a dedicar con este cultivo, comparado con 3% de la semana anterior, 10% del año anterior y 6% del promedio histórico. En trigo de primavera, la siembra alcanza ya 54% de la superficie prevista, en comparación con 42% de la semana anterior, 69% del año pasado y 39% del promedio de los últimos cinco años. En cuanto al estado de los cultivos de trigo de invierno, el USDA informaba que el 61% de ellos se encuentra en situación "buena a excelente", comparado con el 59% de la semana anterior y el 43% del año pasado a esta fecha.

(*) Director de Panagrícola

Dejá tu comentario