Independiente vivió su fiesta inolvidable

Edición Impresa

Para los hinchas de Independiente fue la fiesta inolvidable. El estadio Libertadores se inauguró con un triunfo, y el primer gol de esta nueva etapa lo marcó Andrés Silvera, el goleador que volvió y que es el jugador fetiche de Américo Gallego.

Antes hubo una gran fiesta con murga incluida y muchos fuegos artificiales. Pasearon viejas glorias, como Elvio Pavoni, Pipa Ferreiro, Daniel Bertoni y Luis Islas, aunque faltó Ricardo Bochini, que sigue peleado con el presidente Julio Comparada.

A la fiesta de la inauguración (en la que se recaudaron 890 mil pesos) le siguió la fiesta del fútbol, donde Independiente bajó de la punta a Colón y se prendió en la lucha por el título del Apertura, una pelea que recién se definirá en las últimas fechas por la paridad de todos los equipos.

Independiente jugó con inteligencia, poblando la mitad de la cancha y teniendo a Patricio Rodríguez e Ignacio Piatti para generar juego y habilitar a Andrés Silvera.

Fue justamente Silvera quien marcó el «gol histórico» que se recordará por todos los tiempos, porque fue el de la inauguración y fue un bonito gol, con un remate cruzado de afuera del área.

Después Colón se recuperó y Federico Nieto lo fusiló a Gabbarini en la única oportunidad clara que tuvo, marcando el empate.

Colón, animado con el gol, empezó a dominar el balón, pero cuando faltaban 2 minutos para terminar el primer tiempo, una corrida de Patricio Rodríguez terminó con el gol de Piatti, que fue fundamental.

En el segundo tiempo, Esteban Fuertes cometió la tontería de tirar un codazo y se fue expulsado. Allí Colón resignó toda oportunidad y aunque Independiente le regaló la pelota, no la supo aprovechar.

En un contraataque, Ignacio Piatti mostró toda su categoría eludiendo a Pozo y redondeó la fiesta. Una fiesta que para los hinchas de Independiente será inolvidable.

Dejá tu comentario