Inquieta el cariz agresivo que toma la contienda entre Maduro y Capriles

Edición Impresa

TM Caracas - La antesala a la elección en Venezuela se tornó ayer despiadada, cuando la oposición denunció planes para atentar contra su candidato y el oficialismo apuntó a que sus adversarios buscan alterar al pueblo al vejar la imagen del fallecido presidente Hugo Chávez.

Un día después de haberse inscripto como candidatos para los comicios del 14 de abril, los bandos que representan al heredero político de Chávez, Nicolás Maduro, y al líder opositor Henrique Capriles nuevamente cruzaron duras palabras, en una señal de que no se darán tregua durante la corta campaña.

La oposición, conformada por una treintena de partidos, denunció ayer un plan para agredir a Capriles. "La información que tenemos, incluso de los propios servicios de inteligencia, es que planeaban agredir, planeaban atentar contra Henrique Capriles", dijo a periodistas el jefe del comando opositor, Henri Falcón, también gobernador del estado Lara. En la conferencia mostraron dos fotografías, en una de ellas se ven dos manos empuñando armas de fuego y apuntando contra un televisor en el que se ve a Capriles.

El comando del presidente interino Maduro acusó al mismo tiempo a la oposición de no querer competir por votos, sino agitar las aguas. Capriles perdió en octubre la elección presidencial frente a Chávez, pero logró la mayor cantidad de votos de la oposición en años.

El oficialismo mantiene la misma estrategia de la anterior campaña, asociar a Capriles con sectores de derecha que buscan desarmar los multimillonarios programas sociales montados por Chávez. "Si ni Dios lo quiera la violencia se desata, él (Capriles) tiene su apartamento en Nueva York. Nosotros lo que tenemos es esta tierra. Llaman a la violencia porque no tienen hijos que les duelan", dijo en una conferencia de prensa Jorge Rodríguez, jefe de comando y alcalde de Caracas.

Más tarde, Maduro criticó a su rival por no haber ido a confirmar la candidatura por su cuenta, y en vez de eso, envió a representantes de la Mesa de la Unidad (MUD). "Es un gesto de debilidad, de irresponsabilidad, solamente propio de gente débil, que lo lleva sus a asesores a poner máscaras todos los días y a tratar de llenar de odio a nuestro pueblo", aseguró. Asimismo, denunció que "ellos quieren la violencia, su plan es sabotear el país, los servicios y presentarse como víctimas", expresó Maduro.

Capriles, gobernador del estado Miranda, busca deshacer la estrategia del Gobierno de mostrarse como una continuación de Chávez. El político de 40 años llama a su contendor Nicolás, a secas, y le recuerda que él no es Chávez. Asimismo, llamó al Gobierno ha aclarar los acontecimientos previos a la muerte del líder socialista que dijo están rodeados de "mentiras".

"Habrá discursos fuertes porque no hay tiempo. La campaña será el voto racional frente al voto emotivo", aseguró el analista político Gabriel Reyes, profesor universitario venezolano. Maduro y Capriles, como sus segundas líneas, apelan a frases fuertes en sus discursos y suelen perder de vista la discusión política, según Reyes, que dijo que "esto es así, como toda campaña emocional que apela a los sentimientos". Para el experto, el oficialismo busca evitar "una ruptura sentimental, por lo que se apunta al elemento filial cuando Maduro dice 'soy hijo de Chávez'. Sin embargo, las virtudes de liderazgo y carisma de Chávez no se transfieren por ósmosis".

Pese a que oficialmente inicia el 2 de abril, Reyes sostuvo que es "inocente" creer que la campaña aún no comenzó.

Agencias Reuters, ANSA y DPA,

y Ámbito Financiero

Dejá tu comentario