Israel culpa a Chávez de la profanación de la mayor sinagoga de Caracas

Edición Impresa

Caracas - Israel acusó ayer al Gobierno de Hugo Chávez de ser responsable del ataque y profanación de la principal sinagoga de Caracas ocurrido el sábado, que se produjo luego de gestos y declaraciones agresivas de la administración bolivariana hacia el Estado judío por la reciente guerra de Gaza.
«Creemos que este ataque es condenable e inaceptable, y pensamos que este tipo de violencia sólo puede ocurrir en Venezuela con el beneplácito de las autoridades al más alto nivel del Estado», dijo Yigal Palmor, vocero del Ministerio de Exteriores israelí.
Por su parte, Chávez rechazó ayer el ataque y acusó a la oposición de haberlo llevado a cabo para enturbiar la imagen de su gobierno.
Para Israel, un atentado como el registrado no habría podido ocurrir sin el consentimiento del «nivel supremo del Estado. Deploramos este ataque antisemita». «Las autoridades venezolanas son las que deben asegurar el orden y la seguridad», insistió el vocero.
«Sabemos que el pueblo venezolano no es ni racista ni antisemita», agregó Palmor, para quien el acto supone «una vergüenza tanto para quienes son responsables físicamente como moralmente».
El Gobierno israelí y organizaciones judías denunciaron que a raíz de la invasión a la Franja de Gaza, iniciada el 27 de diciembre pasado, se ha detectado un aumento de los actos antisemitas en diferentes países, pero ninguno había llegado a la gravedad del ocurrido en Caracas.
Un grupo de desconocidos penetró en la madrugada del sábado en la principal sinagoga de Caracas, destrozó objetos propios del culto judío e hizo pintadas con lemas contra Israel, denunciaron en la capital venezolana representantes de la comunidad judía.
El grupo, integrado por unas 15 personas, que según los denunciantes estaba «fuertemente armado», sometió a los vigilantes del recinto y permaneció dentro de la sinagoga más de cuatro horas. Tras el hecho, jóvenes de la comunidad judía se congregaron expontáneamente en el lugar.
Venezuela rompió relaciones diplomáticas con Israel el 6 de enero, pocos días después del ataque a la Franja de Gaza, y la semana pasada, Israel expulsó, como respuesta, a los dos funcionarios que representaban los intereses venezolanos ante el Estado judío y la Autoridad Palestina.
«Jamás en la historia de la comunidad en Venezuela fuimos blanco de una agresión semejante. Nos sentimos amenazados, intimidados, atacados», declaró desde Caracas Elia Farache, presidente de la Asociación Israelí de Venezuela. Estimaciones de la Agencia Judía indican que en Venezuela habitan 15.000 judíos tras la emigración en 2008 de unas 3.000 personas «que se instalaron, en su gran mayoría, en Estados Unidos».
Chávez se refirió al tema durante un acto transmitido por televisión. «Nosotros condenamos las acciones en la sinagoga de Caracas. No es al Gobierno que beneficia, ni es al pueblo al que beneficia. ¿A quién benefician los hechos y por qué de inmediato señalan al Gobierno? Son ellos (la oligarquía), son ellos mismos, así lo digo al país», agregó.
Según Chávez, el incidente fue provocado para evitar su triunfo en las urnas el 15 de febrero, cuando los venezolanos se pronunciarán sobre una enmienda que elimina el límite de mandatos para todos los cargos de elección popular y que le permitiría postularse de nuevo como candidato en 2012.
Desde principios de año, el mandatario se refirió a los padecimientos de la población palestina durante la guerra como un Holocausto, y ayer volvió a referirse al tema.
«Condenamos estos hechos, pero también condenamos otros hechos que la oligarquía no condena. Hay que condenar y nosotros condenamos la violencia, venga de donde venga», señaló en un acto en el panteón nacional.
Agencias AFP, EFE y Reuters

Dejá tu comentario