Jueces endurecen posición antitraspaso con ácida carta

Edición Impresa

Paulatinamente, los jueces van endureciendo su posición contra el Gobierno y avanzan en pintarse la cara para una guerra definitiva contra el traspaso de algunos tribunales de la justicia nacional a la órbita de la Ciudad de Buenos Aires. Al lock-out que propiciaron, de la mano con las reacciones gremiales de los empleados judiciales (que sumaron horas de paro que paralizaron los tribunales), la poderosa Asociación de Magistrados emitió ayer su más duro comunicado, como réplica a una solicitada del Consejo de la Magistratura porteño que argumentó que acatar el traspaso implica un respeto a la Constitución. Jueces y fiscales detectaron que el metamensaje señalaba su resistencia como un incumplimiento de la Carta Magna. "Como magistrados y funcionarios del Poder Judicial de la Nación y de los Ministerios Públicos somos intérpretes y custodios de la Constitución", arremetieron, al mostrarse "sorprendidos" por las publicaciones oficiales. Así recordaron que la autonomía porteña es relativa mientras continúe siendo la Capital Federal, lo que según afirmaron, no le concede status de provincia para tener que recibir a los tribunales nacionales.

"Quienes han hecho público su interés en la desarticulación de la Justicia Nacional de la Capital Federal confunden en el tema el traspaso de competencias, con el impropio ´traspaso´ de órganos judiciales y del Ministerio Público", denunciaron. Los magistrados aprovecharon a unificar reclamo con los empleados (que serían traspasados con los juzgados vacantes) y alertaron que "se verían afectadas" sus condiciones laborales. "No se han previsto las necesidades edilicias, informáticas y de compatibilización de sistemas de gestión de expedientes; relaciones de superintendencia; intervención de los Ministerios Públicos en un nuevo organigrama administrativo, entre muchas cuestiones atinentes a la función diaria que ellos cumplen y que impactará negativamente en el servicio de administración de justicia", advirtieron en el comienzo de una nueva batalla que los enfrenta con el Poder Ejecutivo.

El comunicado fue firmado por la presidente de la agrupación, María Lilia Gómez Alonso de Díaz Cordero cuya postura se mantiene firme en el rechazo a la migración. "Sostener la integridad de la Justicia Nacional de la Capital Federal es defender la Constitución", fue el título elegido para este tramo del combate, que incluye un fuerte lobby con los legisladores del Congreso que deberán filtrar los proyectos para su aprobación definitiva. A las 11 de hoy, el tema se tratará en la Legislatura porteña donde el oficialismo tiene asegurado un pasaje sin turbulencias. La madre de las batallas, anticipan, se dará en la Cámara Alta.

Entre líneas, los jueces también deslizaron parte de lo que será su última línea de defensa: el planteo de que avanzar con la transferencia puede ser tachado por la propia justicia de inconstitucional. Al menos hasta que el tema llegue a la Corte Suprema, donde las señales a favor de la postura de los jueces no han sido alentadoras.

Gabriel Morini

Dejá tu comentario