9 de septiembre 2009 - 00:00

La Argentina está 118 a en un ranking de negocios

La Argentina está 118 a en un ranking de negocios
«La Argentina avanzó en su proceso de mejora del clima de negocios, implementando reformas que facilitan el inicio de actividades en el país». Aún con esta frase positiva que utilizaron los analistas responsables del informe «Doing Business 2010» (del Banco Mundial), el país se ubicó en el puesto 118 del ranking que evalúa las mejores naciones para hacer negocios en el mundo. El año pasado, la Argentina ocupó el puesto 113.

Según el informe, «la Argentina ha simplificado sus requerimientos administrativos para abrir un nuevo negocio en el país (por ejemplo, en las áreas de sellados, publicación, notarización e inspección), y ha reducido o simplificado procesos de posregistración como inscripción impositiva y en la seguridad social o reconocimiento de licencias.»

Por otro lado, en el indicador «registro de una propiedad», la Argentina ha retrocedido en comparación con otros países del mundo, dado que agregó un proceso por el cual hay que presentar en la AFIP el monto por el que se pone en el mercado una propiedad. Lo cual, si bien agrega un trámite, constituye una importante medida para combatir la evasión de impuestos y la subvaluación de propiedades, como lo indica el reporte.

El informe «Doing Business 2010», el séptimo de una serie de informes anuales publicados por la Corporación Financiera Internacional (IFC, en sus siglas en inglés) y el Banco Mundial, destaca que entre junio de 2008 y mayo de 2009 implementaron reformas normativas, 14 de las 20 economías de la región.

Colombia es el principal reformador de la región y se ha clasificado en el puesto 37 en facilidad de hacer negocios, entre 183 economías de todo el mundo. El país se encuentra también entre los diez reformadores más activos del mundo, por cuarta vez en siete años. Introdujo mejoras en ocho de las diez áreas regulatorias que analiza «Doing Business». Facilitó la apertura de empresas, mejoró el acceso al crédito, agilizó el comercio transfronterizo, fortaleció la protección de los inversores y simplificó los permisos de construcción, el registro de propiedades y el pago de impuestos.

«Las economías de América Latina han continuado implantando reformas normativas, y los esfuerzos se han intensificado este año», afirmó Sylvia Solf, autora principal del informe. «Las reformas más populares de la región incluyen la apertura de empresas, el manejo de permisos de construcción, el comercio transfronterizo, el registro de propiedades y la creación de sistemas en línea para el pago de impuestos», agregó.

«Siete economías facilitaron la apertura de empresas y cuatro el comercio transfronterizo. Además, otras cuatro tornaron más eficiente la concesión de permisos de construcción», añadió.

Como parte de su programa para simplificar la concesión de licencias a empresas, Brasil facilitó la apertura de compañías tal como hicieron la Argentina, Colombia, Guyana, Honduras, México y Perú.

Guayana y Paraguay disminuyeron el tiempo necesario para el comercio transfronterizo mediante la introducción de sistemas de declaración electrónica. Paraguay también añadió un sistema de inspección basado en el riesgo.

Otro reformador activo fue Guatemala, que reorganizó el registro de propiedades, manteniendo su posición de líder en América Latina en cuanto a facilidad de registro de propiedades, posibilitó el manejo de permisos de construcción y amplió la oportunidad de acceso al crédito mediante la mejora de la información crediticia y la creación de un registro de garantías mobiliarias.

Este año hubo cuatro nuevos reformadores en la lista de los diez principales: Liberia, los Emiratos Árabes Unidos, Tayikistán y Moldavia. La lista también incluye al mayor reformador a nivel global para este año, Ruanda, así como a Egipto, Belarús, la Antigua República Yugoslava de Macedonia y la República Kirguisa.

«Doing Business» analiza las regulaciones que se aplican a las empresas de una economía durante su ciclo vital, incluyendo la apertura y puesta en marcha, el comercio transfronterizo, el pago de impuestos y el cierre de una empresa. Pero no mide todos los aspectos del entorno empresarial que son significativos para los inversores como la seguridad, la estabilidad macroeconómica, la corrupción, el nivel de capacitación o la fortaleza de los sistemas financieros.

Dejá tu comentario