23 de enero 2018 - 22:12

La costa se prepara para febrero con bajas del 20%

El año comenzó mal. Pocos alquileres y reservas hicieron que para el próximo mes bajen los precios de los alojamientos. Prácticamente no se alquilan casas por la tendencia de las microvacaciones. Hoteles y departamentos son los más requeridos. Brasil y Punta del Este siguen tentando a turistas argentinos.

La costa se prepara para febrero con bajas del 20%
La costa argentina está transitando una temporada floja. Sus grandes competidores, Punta del Este y Brasil, les quitan público a las playas locales. Por eso, los empresarios del sector turístico analizan estrategias para surfear la temporada.

Históricamente, en febrero bajan los precios. Ya más cerca del comienzo de las clases cae la cantidad de turistas que eligen veranear en esa época. Los precios para el próximo mes descenderán en promedio un 20% en comparación con enero. Los alquileres de departamentos y casas sufrirán esa merma, o más dependiendo del balneario (cabe destacar que a comienzos de año, los precios de los alquileres se incrementaron alrededor de un 10% en comparación con el verano pasado).



El ya instalado concepto de microvacaciones generó un cambio en los principales destinos de la costa argentina. Los turistas ahora viajan por 5 o 6 días (o bien sólo los fines de semana), por lo que muchos deciden alojarse en hoteles o departamentos. La zona céntrica de Mar del Plata está casi repleta para los próximos días, situación que los agentes inmobiliarios esperan que se repita en febrero. Se espera que la postal de Playa Grande sea una sombrilla al lado de otra, lo que a principio de año no se pudo lograr.

Atrás quedaron aquellas épocas en las que los veraneantes se instalaban en grandes chalets por toda la temporada. Por los altos precios, la seguridad y comodidad hoy los departamentos son la opción más elegida.

"Hay mucha demanda del 5 al 13 de febrero", sostuvo Horacio Espatolero, vicepresidente del Colegio de Martilleros de Mar del Plata. Se trata de una semana clave para el turismo, teniendo en cuenta el feriado largo del carnaval (lunes 12 y martes 13). Las expectativas están puestas en ese fin de semana largo y la recomendación es reservar departamento u hotel con tiempo. Hay que tener en cuenta que, por el microturismo, es probable que los fines de semana de febrero los precios de los alojamientos incrementen un poco su valor, no así durante la semana. Se trata de una situación que se da desde hace unos pocos años, donde los hoteles y dueños de viviendas aprovechan para subir sacarles provecho a los alquileres y sus precios.

"El alquiler de departamentos para los próximos días del verano viene sostenido. Al tener una demanda alta, los precios están en el máximo", explicaron desde la inmobiliaria Groppo de Mar del Plata.

Polifamiliares

La tendencia muestra que los precios tienen poco margen de pelea en los departamentos. No así en las casas, que están prácticamente vacías. Las únicas que se alquilan en los diferentes destinos de la costa es gracias a familias que se juntan y, logran entre 8 o 10 personas desembolsar lo que se pide por ellas. Para la primera quincena de febrero, los precios de los chalets y las casas oscilan entre $30.000 y $80.000, obviamente dependiendo la ubicación y comodidades. Las vacaciones polifamiliares para abaratar costos son un boom y cada vez pisan más fuerte.

En cambio, los hoteles viven épocas mejores. Para un tres estrellas en Pinamar hay que contar con $1.500 a $3.000 diarios, mientras que en Cariló se manejan precios muy similares, o incluso un poco más altos, dado que la oferta suele ser de mayor categoría.

Los agentes inmobiliarios apuestan a febrero y sus fines de semana para mejorar la temporada que en enero dejó mucho que desear.


Comparación

La realidad es que, a pesar de los esfuerzos y la indicación de no aumentar más del 10% en los alquileres por parte de los agentes inmobiliarios, los precios de la costa argentina no son tan amigables si se los compara con otras playas vecinas de, por ejemplo, Brasil. Por el "dólar barato", los turistas eligen los países vecinos casi sin dudarlo. Se cree que éstos mantendrán sus precios con respecto a enero. Lo que diferencia estos destinos es el precio del traslado, pero después alojamiento y comidas son relativamente similares o hasta más baratos en el exterior.

Precios

Repasemos un poco los precios. En promedio, alquilar una carpa para la primera quincena de febrero en Mar del Plata rondará los $17.000, aunque obviamente depende del balneario. En tanto, habrá que desembolsar unos $13.000 en Pinamar y $15.000 en Cariló. Sombrillas: ya casi nadie las alquila. En lugar de pagar entre $8.200 y $10.000 para tener un pedacito de sombra, la mayoría se la lleva desde su casa. Los precios son muy altos, teniendo en cuenta que es algo muy fácil de trasladar.

Ir al supermercado en la costa es una visita más cara que en Capital Federal. Suele suceder que los precios durante el verano aumentan al menos 20%. Pinamar y Cariló son los más caros en cuanto a compras en mercados. Si bien en líneas generales los precios bajarán el próximo mes, este rubro es uno de los pocos que seguirán en aumento por la inflación.


Restaurantes

Almorzar en el puerto de Mar del Plata implica el desembolso de unos $400 o $500 por persona. Lo mismo sucede en varios paradores de Pinamar y Cariló. Los precios se replicarán el próximo mes.

Con respecto a lo que costará darse gustitos en las playas, en Pinamar y Cariló se pueden pedir rabas por $250 a $300, licuados a $70, choclos a $50, y tragos por arriba de $100. En Pinamar, donde este año se estrenaron balnearios ecológicos y se reconvirtieron las playas, muchos optan por disfrutar de los restaurantes de los paradores.

Las consultas y reservas parecen seguir una tendencia en alza para la primera quincena de febrero. Con la baja del 20% de los precios en estos balnearios y tras una temporada no muy fuerte, opacada por sus competidoras, las proyecciones son optimistas para el próximo mes. En Cariló, el destino top por excelencia del país, la ocupación está en alza (en lo que es aparts, no así en las casas o mansiones),

Muchos de los que realizaron micro viajes en enero, probablemente repitan la modalidad en los próximos días, según aseguran los agentes inmobiliarios que tienen la mirada puesta en febrero.

El tema del traslado no debería ser una preocupación para la billetera, dado que prácticamente no hay variaciones entre medios de transporte. Viajar en auto, con peajes y nafta incluidos o bien elegir ir en micro implica casi el mismo precio. En el caso de Mar del Plata, a donde también se puede llegar en avión aunque esa opción sí es un poco más cara, se llega en auto por $1426 y en micro $1370. En tanto a Pinamar y Cariló, balnearios vecinos, hay que desembolsar en cualquier medio elegido alrededor de $1200.

Dejá tu comentario