La industria desaceleró caída en julio: retrocedió un 5,7%

Edición Impresa

Se trató de la tercera baja consecutiva. Estiman que la contracción se puede acelerar.

La producción industrial desaceleró en julio su caída (cuando se desplomó 8,1%), pero de todas formas se hundió un 5,7% interanual, anotando su tercera caída consecutiva, informó ayer el INDEC. La baja se dio en un marco de menor volatilidad cambiaria debido a las medidas del Banco Central para secar la plaza de pesos, en conjunto con las licitaciones de Letras por parte del Ministerio de Hacienda. Es más, en el mes, el tipo de cambio cayó 5,43%, a $28,05. En el acumulado para los primeros siete meses del año, el Estimador Mensual Industrial (EMI) alcanzó el mismo nivel de igual período del año pasado, anotando una variación interanual del 0,0%.

En este marco, en la evolución por rubros, se registraron caídas en 10 de los 12 sectores relevados por el índice. Entre las principales mermas se destacaron la Refinación del petróleo (-20,9%), Industria del tabaco (-13,9%), Industria textil (-12,9%), Productos de caucho y plástico (-11,9%), Metalmecánica, excluida la industria automotriz (-11,9%), Elaboración de sustancias y productos químicos (-9,6%), Edición e impresión (-6,1%), Bloque de papel y cartón (-3,8%), Industria alimenticia (-1,8%) y Productos minerales no metálicos (-0,8%). A contramano, los sectores que terminaron en terreno positivo fueron Industrias metálicas básicas (+13%) y Industria automotriz (+12,9%), con incrementos superiores al 10%.

La consultora Orlando Ferreres destacó que la caída de Alimentos y bebidas se vio afectada por una baja de aproximadamente 20% en la producción de bienes y una reducción en la demanda de gaseosas de casi 4%. También se vio golpeada por "la desaceleración de la construcción, lo que se evidencia en una merma del rubro de Minerales no metálicos. Además, sostuvo que "en lo que respecta a las perspectivas de corto plazo, las propias siguen siendo poco alentadoras". "La inestabilidad macroeconómica y las elevadas tasas se muestran como los principales condicionantes de una coyuntura industrial cada día más compleja", agregó.

Por su parte, la consultora ACM indicó que "los primeros datos de actividad de julio confirman que el freno en la actividad en el segundo trimestre fue extendido en varios sectores de la economía". "Preocupa principalmente la industria, donde muchos subrubros son mano de obra intensivos, lo que podría afectar al empleo y los salarios en los próximos meses". Además, estimó que "el tercer trimestre continuará mostrando una contracción que se puede acelerar, con sectores particularmente afectados como la industria textil, automotriz y sectores conexos". "En el año esperamos que la producción industrial caiga 1,9% respecto de 2017, afectada por la caída de la demanda interna y las altas tasas de interés matizada por los incentivos del mayor tipo de cambio que podría fomentar exportaciones en algunas economías regionales", remarcó.

Dejá tu comentario