Las afinidades culturales enla Bienal de Arte de San Pablo

Edición Impresa

Con la curaduría del especialista Gabriel Pérez Barreiro, el lema sque articula este nuevo encuentro es la búsqueda de puntos en común entre expresiones.

La 33a Bienal de San Pablo se inaugura el 7 de septiembre con el título de "Afinidades afectivas", elegido por el curador general, Gabriel Pérez Barreiro (Coruña, 1970), una paráfrasis del de la novela de Johann Wolfgang Goethe "Las afinidades electivas" (1809), así como en la tesis "La naturaleza afectiva de la forma en una obra de arte" de Mario Pedrosa (1949), influyente crítico de arte brasileño. El proyecto curatorial propone organizar la exposición a partir de vínculos, afinidades artísticas y culturales entre los artistas involucrados.

Pérez Barreiro eligió 12 proyectos individuales, y los 7 artistas-curadores invitados, que deben incluir obras de su autoría, seleccionaron con total libertad a los integrantes de 7 muestras colectivas. Alejandro Cesarco (Montevideo, 1975) titula su proyecto "A nuestros padres"; Antonio Ballester Moreno (Madrid,1977) contextualiza un universo basado en la relación íntima entre la biología y el cultivo con referencia a la historia de la abstracción y su interacción con la naturaleza, la pedagogía y la espiritualidad.

Claudia Fontes (Buenos Aires, 1964, vive en Inglaterra), artista argentina cuya obra "El problema del caballo" fue el envío a la última Bienal de Venecia, titula la exposición colectiva "El pájaro lento" que se origina en un libro de ficción cuyo contenido se desconoce, a excepción de algunos fragmentos y sus restos materiales. Mamma Anderson (Suecia, 1962) reúne en "Mira - Star II" a un grupo de artistas de diferentes nacionalidades que comparte el interés por la figuración expresiva y el cuerpo humano. Artistas que trabajan con la melancolía y la introspección, una forma de supervivencia.

Sofía Borges (Rebeiro Preto, Brasil, 1984) en "La historia infinita de las cosas, o el final de una tragedia", parte de las interpretaciones filosóficas de la tragedia griega y se sumerge en un collage de referencias mitológicas. Waltercio Caldas (Rio de Janeiro, 1946), propone una reflexión sobre la poética, la naturaleza de las formas y sus implicaciones en el arte desde fines del siglo XIX. "Nunca, Nunca", proyecto de Wura-Natasha Ogunji (Saint Louis, EE.UU. 1970), quien invitó a seis artistas cuyas obras concilian aspectos íntimos (cuerpo, memoria y gesto) a épicos (arquitectura, historia, nación), obras que rompen las narrativas hegemónicas.

Los proyectos individuales seleccionados por Pérez-Barreiro reúne artistas históricos, no consagrados, poco conocidos en América Latina, una forma de rescate de su desaparición de la historia del arte para mostrarlos a las nuevas generaciones.

Hay homenajes a tres artistas: Aníbal López (Guatemala, 1964-2014), Feliciano Centurión (Paraguay, 1962 - Argentina, 1996) y Lucía Nogueira (Goiana, Brasil, 1950 - Londres 1998).

Entre otros artistas convocados están Sirón Franco (Brasil, 1950), Denise Milani (San Pablo, 1954), Alejandro Corujeira (Buenos Aires, 1961), María Laet (Río de Janeiro, 1982), Vania Mignone (Campinas, 1967), Nelson Félix (Río de Janeiro, 1954), Bruno Moreschi (Río de Janeiro, 1982), Luiza Crosman (Río de Janeiro , 1987). En esta edición de la Bienal la temática es que no hay temática, y por primera vez el formato se aleja de la visión de un único curador. La Bienal clausura el 9 de diciembre, y se desarrolla en el Pabellón Cicillo Mattarazzo, obra monumental arquitectónica de Oscar Niemeyer en el Parque Ibirapuera).

Dejá tu comentario