Lo más importante fue lo que se quiso decir

Edición Impresa

Tal vez sea por la falta de negocios -1.164 millones de papeles en el NYSE- que deja tiempo para divagar o porque puede que en el fondo revista alguna importancia. Lo cierto es que ayer se discutió, analizó y desmenuzó el comunicado que emitió el Comité Abierto como pocas veces vimos. Lo que más deseaban los operadores era que no se tocara aquello del período extenso para las tasas en torno al 0%. Eso se les dio. De lo que se venía diciendo en los comunicados anteriores no se cambió nada, pero se agregaron algunas palabras. Al la actividad económica sigue repuntando adosaron y el deterioro del mercado laboral se está abatiendo. Consecuencia de esto: la idea de que la Fed es más optimista con la recuperación económica que lo que se pensaba (apenas se difundió el comunicado, el dólar, que retrocedía, recuperó un 0,13% frente a las principales monedas -quedó un 0,1% arriba-; la tasa, que había bajado a un 3,54%, avanzó 3 puntos básicos -quedó en 3,599% anual-; y el Dow, tras unos ajustes iniciales, emprendió un camino descendente que lo encontró cediendo un 0,1% en 10.441,12 puntos, cuando sonaba la campana de cierre -el Nasdaq y el S&P 500 quedaron ganadores-). Este solo argumento alcanza para justificar el 1,6% que ganaron los commodities destacándose el petróleo, con un alza del 2,8%. Es claro que fuera de los commodities y del dólar, no pasó nada. Volvamos entonces al comunicado.

Lo más importante, aburrido, largo y que no dice nada que no se sepa fue todo un párrafo que se sumó para señalarle al mercado que se viene un cambio importante en la política monetaria y que, a partir de ahora, la Fed segrega lo que es a) la liquidez del sistema de b) la política de tasas. En definitiva, que las tasas no se toquen no significa que la Fed no tenga cierto temor a una disparada inflacionaria. Conclusión: viene un año difícil.

Dejá tu comentario