Los bonos mantuvieron su alza tras el anuncio de cambios en Hacienda

Edición Impresa

Los mercados digirieron rápidamente las nuevas designaciones. Aparecieron oportunidades y también impactó el resultado del blanqueo.

Los cambios anunciados por el Gobierno en el área económica no sólo no golpearon a la deuda argentina, sino que incluso los papeles continuaron tras la Navidad con la suba de la semana pasada. Nuevamente los más beneficiados fueron los papeles más largos, que habían sido los más afectados tras el triunfo de Donald Trump en Estados Unidos y luego la suba de tasas por parte de la Reserva Federal norteamericana.

El Bonar 2046, que llegó a cotizar por encima de u$s115 para luego caer hasta u$s93, con la mejora de las últimas jornadas se ubicó ayer en u$s98,5. Pero el principal dato es que el rendimiento que había trepado hasta niveles de 8,5% se ubicaba ayer ya en 7,8% anual en dólares. Sólo ayer trepó 1,8%.

Algo parecido sucedió con otros bonos en dólares de largo plazo. El Discount en dólares, por ejemplo, subió 1% y terminó con una tasa parecida de 7,7% anual. Pero el gran ganador fue el bono Par (uno de los más recomendados porque cotiza bien por debajo de su valor nominal), que subió 2,5%. ¿Por qué es uno de los papeles más buscados? Porque es el que tiene el precio más bajo en relación con su valor nominal (sólo 60 dólares por cada lámina de 100) y por lo tanto es el que brinda más cobertura en caso de problemas de pago. Los títulos quedaron a mitad de camino de recuperar lo que habían perdido en el último mes y medio.

¿Cuáles son los fundamentos, en definitiva, detrás del repunte de los bonos? Entre los principales se pueden mencionar los siguientes:

La designación de Nicolás Dujovne como nuevo ministro de Hacienda fue rápidamente digerida por los mercados. El feriado de la jornada anterior en Wall Street fue clave para que los inversores tuvieran tiempo de digerir la noticia y no actuaran en forma apresurada. Los comentarios que se escucharon durante toda la jornada sobre el compromiso del futuro ministro en mantener bajo la lupa el comportamiento de las cuentas públicas resultó clave para impulsar la mejora. Además, la salida de Alfonso Prat Gay se manejó en forma poco traumática, al menos para la manera histórica en que se formalizan este tipo de renuncias.

La deuda argentina había caído mucho más que la del resto de la región. Muchos inversores comenzaron a considerar exagerada esa caída y salieron a recomprar papeles argentinos, que en el caso de los bonos más largos llegaron a rendir arriba del 8%. También aparecieron oportunidades en bonos provinciales de mediano plazo que habían resultado castigados. Ahora el desafío es que estos papeles vuelvan a sus niveles anteriores a la victoria de Trump, aunque aún la mayoría está un poco lejos. Sólo los bonos más cortos fueron muy poco afectados.

El extraordinario resultado del blanqueo, que se ubicó por encima de todas las previsiones, también tendría un efecto positivo sobre la deuda argentina. En primer lugar, porque ayuda a cerrar mejor las cuentas de diciembre y en realidad de todo 2016, cumpliendo con el objetivo de 4,8% de déficit para el año. Además, el hecho de que los argentinos se hayan adherido masivamente al blanqueo es una indicación para el ingreso de inversores extranjeros que venían dudando en tomar posiciones en el país. Y la masa de cuentas y bienes blanqueados también podría repercutir en más recaudación y negocios de cara a 2017.

Dejá tu comentario