4 de abril 2017 - 23:33

Lousteau dejó la embajada para pelear contra PRO

• AYER LE PRESENTÓ LA RENUNCIA A MACRI
Sorprendió a su propia tropa y buena parte del Gobierno el momento de la decisión. Todavía no anuncia formalmente su candidatura porteña. Competirá contra candidatos de R. Larreta, es decir Elisa Carrió o Diego Santilli.

Rival amigo. Martín Lousteau se reunió ayer con el Presidente en la Casa Rosada.
Rival amigo. Martín Lousteau se reunió ayer con el Presidente en la Casa Rosada.
Martín Lousteau llegó el domingo a la noche a Buenos Aires y ayer se reunió con Mauricio Macri y Marcos Peña para presentar su renuncia como embajador y dejar un informe de gestión y algunas recomendaciones para quien lo suceda en el cargo. Raro momento el del funcionario para alejarse de la gestión con la idea de participar de una elección local que lo coloca enfrentado al PRO. Un combo de situaciones, dentro del cual no se descartan temas personales, lo decidió a presentar su dimisión. Raro momento. El mismo domingo de su llegada se difundieron encuestas que lo dan perdedor si la rival fuera Elisa Carrió. A menos de un mes de la visita de Macri a Donald Trump y justo en un día en el que la canciller Susana Malcorra se encontraba en Estados Unidos, participando de la reunión de la OEA. "Sí tengo que reconocer que me tomó por sorpresa el día en particular", confió la canciller. Lo cierto es que la movida impactó al Gobierno y sacudió a los propios.

Su renuncia fue aceptada en esa reunión de menos de una hora en la Casa Rosada. En el escrito, el exfuncionario señala que "tal como conversáramos en ocasión del ofrecimiento del cargo, mi vocación es la de trabajar por el lugar en que nací y del que fuera usted jefe de Gobierno: nuestra querida Ciudad de Buenos Aires". El Gobierno acordó que las explicaciones del caso las diera el propio Lousteau, pero sorprendió a muchos. Inclusive sacudió a los propios que, si bien era una determinación contemplada, no contó con aviso previo. Por eso en las próximas horas Lousteau se reunirá con su bloque y aliados. La candidatura formalmente aún no se lanzará sin antes hacer esas reuniones. Además, deberá regresar a Washington para hacer la mudanza a Buenos Aires.

El radicalismo porteño tironeó todo lo que pudo para arrancarle al PRO la posibilidad de competir en unas PASO de Cambiemos en la Capital Federal, donde esa alianza no existe y donde el combo ECO que anima Lousteau se mostró (como también la Coalición Cívica de Elisa Carrió) en la vereda de la oposición. Pero Macri no cedió, ni Horacio Rodríguez Larreta a quien el exministro casi le arrebata la jefatura porteña en 2015. Por entonces ECO tenía más amigos, como la Coalición Cívica por ejemplo, que ahora sí podría conformar junto al PRO un Cambiemos ligth para la disputa porteña.

En rigor, Lousteau dejó su banca de diputado nacional para aceptar la embajada que le ofreció Macri. Ahora busca competir para regresar al Congreso y desde allí comenzar la carrera para volver a disputar la jefatura de Gobierno en 2019.

Justo ayer, además, la Convención nacional del radicalismo ratificó su pertenencia a Cambiemos, pero dejó libertad de acción en la Ciudad de Buenos Aires.

"No es sorpresa para nadie que Lousteau tenía algunas cuestiones de índole político electoral en danza y creo que está vinculada con eso su renuncia", dijo Malcorra ayer ante las radios.

Según los más cercanos al exembajador, la relación con Macri no tuvo sobresaltos por la decisión, ya que Lousteau le había anticipado al Presidente sus intenciones de volver a pelear la jefatura porteña, pero también le había negado la posibilidad de disputar una interna con los candidatos del PRO.

Larreta espera la definición, ahora de Carrió. Si la legisladora no aceptara ser la candidata porteña de Cambiemos en la Ciudad, será Diego Santilli, actual vicejefe porteño, quien repetiría así la experiencia de Gabriela Michetti cuando renunció a la vicejefatura para ser candidata a diputada nacional durante la gestión de Macri en la Capital Federal.

Dejá tu comentario