Luis Miguel se vengade su padre en Netflix

Edición Impresa

Ciudad de México - "El gran villano de México" ha sido bautizado por los medios Luis Rey, padre del cantante Luis Miguel, cuyas atrocidades no dejan de sorprender a quienes desconocían algunos aspectos sórdidos de su personalidad. A raíz de la emisión en Netflix de "Luis Miguel, La Serie", con producción propia del gigante del streaming, sobre la vida del intérprete de "La incondicional", que cuenta con el aval del cantante, se ha revelado la personalidad irascible, intolerante y colérica de su padre.

Entre otras cosas, se lo acusa de apropiarse de millones de dólares que ganó su hijo desde el inicio de su carrera, cuando todavía era un niño, e inclusive de la desaparición y muerte de su esposa, Marcela Bastieri, madre del cantante. El rastro de la mujer, de nacionalidad italiana, se perdió en 1986 tras viajar de Carrara, su ciudad natal, a España, para terminar su separación de Rey, autor de la famosa canción "Frente a una copa de vino".

En la medida en que la "biopic" fue una versión avalada por Luis Miguel, parece que el cantante plasmó en ella todo el resentimiento que guardaba contra su padre. En el último capítulo emitido el domingo pasado, se narró lo ocurrido con Basteri: se la ve entrar a un hospital psiquiátrico en las Islas Canarias. De aquel momento -hace 32 años- hubo varias versiones: que había sido secuestrada, que la habían asesinado, que había viajado a la Argentina, que estaba perdida. Pero ninguna de esas situaciones fue confirmada.

A partir del relato de Netflix, queda la sensación de que, para la familia, Marcela pasó sus últimos días en esa clínica psiquiátrica. En el episodio se explicó que Basteri sufrió una fuerte depresión después de dar a luz a su tercer hijo, Sergio, que nació prematuro con seis meses de gestación, algo que le provocó un trastorno psicológico que no pudo superar. Huérfana desde chica, Marcela no pudo soportar la soledad a la que la sometía su marido, Luisito Rey, quien la alejaba de su hijo mayor, a esa altura una estrella pop. Tal vez por eso, se insiste, la mujer también habría decidido abandonar la casa familiar.

En ese episodio Luis Miguel comienza a padecer los manejos de su padre, que también es su manager. "Estoy hasta la puta madre de que me relacionen con mi papá. El Luis Miguel que creó mi papá ya no existe. Que les quede claro, ¡carajo!", dice en un momento a un grupo de periodistas.

En cuanto a su padre, cantante y compositor, fallecido en 1992 en Barcelona, habría infligido muy malos tratos a Luis Miguel cuando era niño y adolescente. Peor aún, el cantante habría sido testigo de la forma agresiva y violenta con que el hombre trataba a su madre. El capítulo 6 de la serie revela que su padre llegó a dar efedrina a Luis Miguel, una droga (famosa en el ámbito deportivo) que ocasiona arritmia, ansiedad y golpea al sistema nervioso, cuando aún era preadolescente, para resistir agotadoras jornadas que incluían el papel protagónico en la película "Ya nunca más", los conciertos y clases privadas.

Otros testimonios dentro y fuera de la serie biográfica revelan que Rey era una especie de dictador dotado de los peores atributos."Era un ser depravado, abusivo, repulsivo, sin escrúpulos, en resumen, abominable", escribió el cronista Gustavo Adolfo Infante, quien cita al famoso actor dominicano Andrés García, amigo de Luis Rey, diciendo que "era un asco de persona, un ser maligno y maquiavélico".

Pero, aunque casi todo el mundo lo muestra como un hombre sin escrúpulos, también hay quienes sostienen lo contrario e incluso lo defienden. "Pintan mal a Luisito Rey. Yo así no lo conocí, era una muy buena persona, no lo vi hacer desmanes, ni regañar a Luis Miguel. Yo sí abogo por una buena conducta de él", dijo el compositor y guitarrista Chamin Correa, quien no duda en señalar que "para mí fue un buen papá y un buen amigo".

En la miniserie también aparece el "Tío Tito", llamado en realidad Vicente Gallego, hermano de Luis Rey, quien es descripto como alguien que dedicó parte de su vida a cobijarse bajo la sombra de su sobrino para ganar dinero, con demandas judiciales y declaraciones a los medios en las que solía hablar muy mal del hijo de su hermano.

Dejá tu comentario