Macri aprobó el test en el influyente “think tank” CSIS

Edición Impresa

La expectativa que despertó la presencia del presidente Macri en el influyente "think tank" Center for Strategic & International Studies (CSIS) en el ambiente académico y corporativo de la capital norteamericana se reflejó ayer en un auditorio colmado, con mucha gente que quedó afuera y muchos otros parados entre los pasillos.

Según comentaron a este diario algunos miembros del establishment local, las definiciones y conceptos vertidos por Macri les confirmó que el presidente tenía bien claro el rumbo hacia adónde quiere llevar al país. Habló sobre volver normal a la Argentina y en avanzar gradualmente en las reformas porque él no era un mago, a la vez que se manifestó muy confiado en triunfar en las próximas elecciones de octubre. Los presentes consideraron que fue una buena presentación donde el ex-jefe de gabinete de Bill Clinton, Thomas "Mack" McLarty III, hoy CEO de la consultora McLarty Associates, logró extraer los principales lineamientos de la gestión de Cambiemos. El comercio, fue uno de los temas excluyentes, sobre el que Macri fue consultado, tras su encuentro con Donald Trump, sobre todo por los casos más conflictivos y el proteccionismo: "no hablamos nada al respecto", afirmó. Macri explicó que había buscar un balance entre ambos países ya que EE.UU. es una economía desarrollada y Argentina una subdesarrollada.

Sobre el encuentro con Trump Macri dijo "fue maravilloso, una gran emoción, tras muchos, muchos años" y destacó el "ambiente amistoso" entre los equipos de ambos gobernantes para aprovechar "las enormes oporturnidades de integración económica", especialmente en energía. Indicó que discutieron "muchos asuntos durante la comida, y el equipo de Trump estuvo abierto a encontrar soluciones" a algunos de los problemas que enfrentan. "Tenemos unos lazos económicos muy pequeños con EE.UU. y queremos trabajar para que sean mucho más fuertes", agregó Macri. Destacó el interés de mundo por Argentina: "En los próximos días viajaré a China y Japón. Hay una reunión con Merkel en junio. Debemos seguir trabajando. Bajamos la inflación pero tiene que bajar aún más, hay que reducir el déficit fiscal".

Entre el auditorio, había varios ex funcionarios norteamericanos que fueron cercanos al país, como el ex Subsecretario de Asuntos Hemisféricos, Arturo Valenzuela, y Earl Anthony Wayne, ex embajador en Argentina.

Dejá tu comentario