24 de enero 2012 - 00:00

Macri avanza sobre oposición porteña

Mauricio Macri en una recorrida por la Comuna 15 que integran los barrios porteños de Villa Crespo, Paternal, Chacarita, Villa Ortúzar, Parque Chas y Agronomía.
Mauricio Macri en una recorrida por la Comuna 15 que integran los barrios porteños de Villa Crespo, Paternal, Chacarita, Villa Ortúzar, Parque Chas y Agronomía.
Lo poco que le falta al PRO para tener mayoría automática en el recinto porteño contra la oposición, parece compensarlo Mauricio Macri de otra manera, siempre atento a hacer valer el resultado arrollador que tuvo para ser reelecto. Ganó la pelea en la Justicia que le permitió aumentar un 127% el pasaje de subte contra ocho acciones de amparo de rivales y sigue, como si nada, aportando a abultar la lista de vetos a leyes, a pesar de todos los reproches de la oposición. Irrita al antimacrismo, no siempre por el valor de esos proyectos que impulsaron en el recinto e incluso tuvieron votos del propio oficialismo, sino por la ruptura de los pactos preexistentes. Se trata de aquellos acuerdos que le permitieron al PRO avanzar en temas complejos a la hora de conseguir votos como el aumento de los impuestos porteños o el mismo Presupuesto. Así, como suele ocurrir cada fin de año, se arma el mentado canje de leyes, pero luego, Macri rechaza gran cantidad de proyectos.

Ayer mismo el kirchnerismo se reunió en el histórico café Tortoni, a tres cuadras del Palacio Municipal, para embestir contra el veto que le propinó el jefe de Gobierno a una norma que imponía una suerte de retiro jubilatorio para músicos de trayectoria reconocida y con más de 65 años de edad.

En la misma jornada se conoció el veto a otra ley que impulsaba la oposición. El jefe porteño rechazó la sanción del proyecto que crearía un Centro de Documentación Pedagógica del Bicentenario.

El veto, publicado ayer en el Boletín Oficial de la Ciudad de Buenos Aires es contra la creación de ese centro de capacitación que tenía previsto establecerse en la biblioteca Paul Groussac, de una escuela del barrio porteño de Balvanera.

Macri vetó el proyecto considerando que «genera una instancia desvinculada del sistema de formación docente» y «colisiona con la estructura destinada al perfeccionamiento docente ya existente en la Ciudad», lo que bien podría haberse previsto antes de llevar la iniciativa al recinto y aprobarla.

Además, señala que «fijar como sede del Centro de Documentación Pedagógica del Bicentenario en una escuela determinada afecta el tratamiento igualitario que deben tener todas las escuelas» y que esa norma «excede las competencias constitucionales asignadas al Poder Legislativo».

De los kirchneristas que ayer participaron en la puesta en defensa de los músicos, el vicesegundo de la Legislatura, Dante Gullo, aseguró que «vamos a legislar con las puertas abiertas de nuestros despachos para defender esta ley» y que «el veto de Mauricio Macri no tiene explicación, es autoritario y mezquino», porque «el beneficio es para 20 músicos por año y significa una erogación mínima para la Ciudad de Buenos Aires». El presidente del Bloque del Frente para la Victoria, Juan Cabandié, calificó a Macri de «vetador serial con una actitud repudiable y debemos organizarnos todos en un Frente Nacional y Popular para defender a nuestros músicos y a nuestra cultura».

Medicamentos

Hasta ahora, tras las sesiones maratónicas de fin de año donde llegaron a aprobarse 180 leyes, Macri vetó más de una docena de iniciativas que habían sido sancionadas inclusive con los votos de su propia bancada, en función de los acuerdos que el PRO tejió con la oposición.

No es el caso de otras leyes que forzó la oposición y el macrismo rechazó en completo en el recinto, como la que adhería a la norma nacional de prohibición de venta de medicamentos en áreas que no sean la propia farmacia.

Entre los proyectos rechazados, está la ley que prorrogaba el régimen de protección para empresas recuperadas, la instalación de semáforos para ciegos, la expropiación del Cine Aconcagua del barrio Villa Pueyrredón que contemplaba convertirlo en un centro cultural y entre otras, la que regularizaba la actividad de los cuidacoches, que el PRO quiere prohibir.

La cuenta de los vetos, la oposición, y especialmente el kirchnerismo ya no la hacen para establecer un récord que quizá ya supere los cien desde que asumió la gestión, sino como la ruptura de los acuerdos que aún con dificultades terminan alcanzando entre oficialismo y oposición.

De esa manera, cuando se inicie en marzo próximo el año legislativo, si bien el PRO estará cerca del quórum (contará con 26 legisladores propios de los 60, y tres aliados) la oposición buscará endurecerse, aunque no lograría revertir ninguno de los rechazos de Macri a las normas, ya que no podría reunir dos tercios para insistir con su sanción.

Para el macrismo, como sucedió en los últimos años, también llegar a sancionar leyes que requieren dos tercios de las bancas se hará más difícil.

Dejá tu comentario