3 de diciembre 2015 - 00:00

Macri devuelve a Interior control electoral con reformas

Florencio Randazzo guió ayer a Rogelio Frigerio por una dependencia del Registro Nacional de las Personas, en Parque Patricios. Fumata blanca en el Ministerio del Interior.
Florencio Randazzo guió ayer a Rogelio Frigerio por una dependencia del Registro Nacional de las Personas, en Parque Patricios. Fumata blanca en el Ministerio del Interior.
 Rogelio Frigerio recibió ayer el respaldo de Florencio Randazzo para activar la reforma política en la transición del Ministerio del Interior. El actual presidente del Banco Ciudad, que sucederá a Randazzo a partir del 10 de diciembre, ya puso a trabajar a Adrián Pérez, ex Coalición Cívica y Frente Renovador, en un paquete de leyes que será enviado al Congreso para instalar la boleta única electrónica a nivel nacional.

Frigerio y Randazzo se pasearon juntos por el Registro Nacional de las Personas y se repartieron elogios mutuos. El saliente ministro del Interior informó que durante la reunión "también conversamos sobre lo que será la segunda etapa de la reforma política, un desafío muy importante que va a encarar la próxima gestión", y manifestó: "Deseamos que tengan éxito en esta segunda parte de la reforma electoral porque será un logro para todos los argentinos; aportaremos y ayudaremos en todo lo que podamos".

Frigerio designó a Pérez al frente de la Secretaría de Asuntos Políticos. La Dirección Nacional Electoral, que ocupa el kirchnerista Alejandro Tullio, estaba bajó la órbita de esa Secretaría. Pero en mayo, a través del decreto 816/15, Cristina de Kirchner le quitó esa facultad a Randazzo y la puso bajo la dependencia del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de Julio Alak. El cambio de dependencia ministerial durará poco: Mauricio Macri volverá a poner la Dirección Nacional Electoral bajo jurisdicción del Ministerio del Interior que encabezará Frigerio.

Además de la boleta única electrónica a nivel nacional para los comicios de 2017,
tal cual funcionó este año para las PASO de la Capital Federal, el paquete de leyes que enviará Macri al Congreso incluye la creación de un Instituto Electoral autónomo, extra poder, una estructura similar al Instituto Federal Electoral de México. La reforma apunta a sacar de la órbita del Poder ejecutivo Nacional toda la gestión y organización de los comicios.

La tercera modificación que impulsarán Macri y Frigerio apunta a unificar las fechas de los comicios provinciales con los nacionales. La nueva administración de Cambiemos aspira a evitar que la ciudadanía tenga que asistir, en algunos casos, hasta seis veces a las urnas para elegir a sus representantes, un mecanismo que causa hastío y saturación en el electorado. Dos casos a tener en cuenta será Santiago del Estero y Corrientes, distrito que a partir de intervenciones del Gobierno federal, quedaron desenganchadas del cronograma electoral del resto de las provincias y elegirán gobernador en 2017, cuando el resto de las provincias vota sólo cargos legislativos.

La misión no será sencilla: cualquier modificación del ordenamiento jurídico en materia electoral exige mayoría absoluta. Se trata de una mayoría agravada que demanda al menos 129 votos en la Cámara de Diputados -sobre un total del 257- y 37 votos en la Cámara de Senadores -sobre un total de 72-. Cambiemos, que contará con un interbloque de 90 diputados aproximadamente y 18 senadores-estará obligado a consensuar las iniciativas con los gobernadores del peronismo. Ese trabajo político estará a cargo de Frigerio quien ya cuenta con el aval de provincias como Córdoba (Juan Schiaretti) y Salta (Juan Manuel Urtubey) donde ya funciona el voto electrónico. La resistencia del kirchnerismo duro en el Congreso estará a cargo de los legisladores de La Cámpora a partir de declaraciones de la presidente Kirchner quien aseguró que nunca votará con una "maquinita".

Randazzo, quien quedó afuera de círculo dorado de la Casa Rosada a partir de la candidatura única de Daniel Scioli a la presidencia, se mostró sin embargo dispuesto a impulsar la reforma política de Frigerio. "Le pedí a todos los que me han acompañado en estos 8 años que trabajen fuerte para que le vaya bien a Frigerio, porque eso quiere decir que nos irá mejor a todos los argentinos", agregó el saliente ministro de Interior y Transporte.

Frigerio señaló que fue "un encuentro muy productivo" y agradeció al ministro saliente "por su buena predisposición para esta transición, que está siendo muy buena". "Entendemos que el Estado está para resolver problemas y para estar al lado de la gente; Mauricio Macri, ha sido muy claro; lo que funciona, lo mantenemos y trataremos de mejorarlo", declaró el funcionario que asumirá su cartera el 10 de diciembre próximo. En este sentido, Frigerio valoró que "esta parte de la administración funciona muy bien, por lo que continuaremos esta modernización que tiene que ver con el derecho a la identidad de los argentinos".

El Frente Renovador aclaró ayer que la renuncia de Adrián Pérez como diputado de ese espacio para asumir como secretario de Asuntos Políticos del futuro gobierno de Macri fue "una decisión personal" y que tal determinación no ha sido cuestionada por el partido que lidera Sergio Massa.

Dejá tu comentario