Macri equiparó suba a militares con la de estatales

Edición Impresa

• GENDARMERÍA Y PREFECTURA TENDRÁN 31% MÁS PLUS DE 9%

  Mauricio Macri se dedicó ayer a reforzar el vínculo con los miembros de las fuerzas de seguridad y también con los militares a partir de anuncios de mejoras en salarios y jubilaciones (retiro, se dice en el ambiente castrense).

En la Casa Rosada, en la tarde, Macri comunicó incrementos para personal de Gendarmería Nacional, Prefectura Naval y de las policías Federal y de Seguridad Aeroportuaria. Se trata de un aumento similar al del resto de la administración pública nacional. El gremio estatal de UPCN arribó recientemente a un acuerdo salarial del 31 por ciento, en tres meses consecutivos, a concluir en agosto. Gendarmes y prefectos tendrán un adicional del 9 por ciento por sobre el nivel paritario que es el impacto de la incorporación parcial al haber básico de sumas que se pagaban como categorías o suplementos no remunerativos y que a partir de ahora se blanquean definitivamente y formarán parte del salario.

El recurso de mejorar sueldos por la vía de otorgar sumas fijas no remunerativas (pagos "en negro") fue una práctica que arrancó en tiempos de Domingo Cavallo y se extendió por décadas. Ese atajo no legal impedía que las mejoras llegaran a los retirados y pensionados. Fue la génesis de los reclamos judiciales planteados por personal de seguridad y castrense que hoy atiborran la Justicia previsional, un espejo de lo que sucedió con los jubilados de la ANSES. La corrección del haber a gendarmes y prefectos impactará ahora en idéntica proporción en el padrón de personal en situación de retiro y a los pensionados. Un bálsamo que ayuda en la conducción a los titulares de la Gendarmería Nacional, comandante general Gerardo Otero, de la Prefectura Naval, prefecto general Eduardo Scarzello, de la Policía Federal, comisario general Néstor Roncaglia, y de la Policía de Seguridad Aeroportuaria, Alejandro Itzcovich Griot.

Más temprano, la ministra Patricia Bullrich había dado la primicia a los gendarmes durante la ceremonia de conmemoración del bautismo de fuego en Malvinas del Escuadrón Alacrán, la formación de elite que tiene la Gendarmería para misiones especiales.

Los militares habían escuchado la promesa de Macri más temprano durante la celebración del 206 aniversario del Ejército Argentino, acto en el que no pasó inadvertida la señal de haber sentado a César Milani en primera fila.

El Presidente sostuvo que su Gobierno "está comprometido con que las Fuerzas Armadas reciban los mismos aumentos que reciben las otras áreas del Estado y que quienes se jubilan tengan lo que les corresponde". Lo dijo en el Colegio Militar flanqueado por el ministro de Defensa, Julio Martínez, quien espera los últimos retoques (cuándo, cómo y dónde anunciarlo) al blanqueo de sueldos gradual que incorporará al haber básico las sumas fijas no remunerativas.

El expediente está en manos del jefe de Gabinete, Marcos Peña, croupier del naipe de políticas de fondo de Cambiemos. Tallar oros y espadas depende de su aprobación. Los uniformados esperan que Macri se desmarque del kirchnerismo, que no cometa la torpeza de dilatar el anuncio hasta la cena de camaradería (9 de julio). Era la efemérides elegida por el matrimonio Kirchner para comunicar cada año, si había plata, la mejora en los haberes. Hoy Defensa mira con preocupación un fenómeno colateral vinculado con los bajos sueldos, el creciente éxodo de cuadros de jerarquías intermedias a las filas de la Policía Metropolitana.

Macri les dijo en El Palomar: "Durante años el Estado los abandonó, y eso trajo problemas de presupuesto e infraestructura", y les aseguró que el país comenzó "una nueva etapa que debe dejar atrás peleas y divisiones".

Dejá tu comentario