Macri o De la Sota, dilema en PJ anti-K

Edición Impresa

La fantasía de mostrar antes de fin año una mesa grande de peronistas y filoperonistas tropieza, a cada rato, con nuevos problemas. El que metió en la licuadora otra traba fue Jesús Cariglino, que recurrió a una sutileza para plantear que ese intento tiene límites.

El intendente de Malvinas Argentinas eligió un formato particular. Luego de halagar a Mauricio Macri, consideró un buen candidato a José Manuel de la Sota y planteó que el armado anti-K que se pretende confeccionar para el año que viene debe incluir a uno o a otro dirigente.

En vez de recurrir al inclusivo «y», Cariglino prefirió el excluyente «o». Textual: «En un proyecto a futuro se podría hablar de un frente con Macri o De la Sota, si fuera necesario. El peronismo tiene muchos hombres valiosos y ya habrá tiempo para analizar las posibilidades».

Propósito

Inquieto, enfocado en convertirse en uno de los referentes del PJ no K del conurbano, Cariglino se ha reunido con Macri y con De la Sota. Fue, de hecho, el primer territorio que pisó el cordobés luego que empezó su entrevero contra Cristina de Kirchner.

Antes, el alcalde de Malvinas se había acercado a Macri. De hecho, el jefe de Gobierno porteño viajó al distrito para respaldarlo en la previa electoral de octubre de 2011 en la que el jefe comunal derrotó a Luis Vivona, el candidato kirchnerista.

Luego de aquella experiencia, Cariglino le propuso a Macri un acuerdo a mediano plazo: un acuerdo de baja intensidad según el cual el intendente caminaría la provincia y trataría de juntar peronismo, montado sobre la hipótesis de una potencial alianza posterior con Macri.

Pero el porteño se envalentonó con la opción Gabriela Michetti y desechó el pacto con Cariglino. Cuando cayó la opción de la exvicejefa en la provincia, Macri redescubrió al intendente y unos días después se mostró con él en Escobar junto a Gustavo Posse, intendente de San Isidro.

Ahora, a modo de venganza silenciosa, plantea la dualidad de Macri o De la Sota, más un mensaje para el jefe de Gobierno que para el cordobés, que reconoce que su presencia en la provincia de Buenos Aires es lateral y, llegado el caso, no figura entre sus prioridades.

En paralelo, Cariglino avisó que podría ser candidato el año próximo y mencionó que Macri «está siendo perseguido por muchos temas. El conflicto con los residuos debería ser solucionado por el Estado nacional y no se invierte», y consideró «buena» su gestión.

Sobre De la Sota sostuvo que «es un buen candidato y tiene buena relación con todos nosotros».

En tanto, sostuvo que «se demuestra la desorganización de un Gobierno que no tiene un proyecto nacional, sino una lucha y la pelea del día a día. Por otro lado, creo que hay un gabinete que no tiene la más mínima experiencia. Son muchachos que vienen de La Cámpora y que han encontrado una veta que les ha permitido un nivel de vida elevado sin contemplar lo que sucede en el país. Hablan de izquierda y viven en Puerto Madero».

Dejá tu comentario