Macri resiste un cóctel inusual con gremios y K

Edición Impresa

Tildó ayer de oportunistas a los maestros que hicieron paro. Enfrenta hoy movilización de CGT y guardia de kirchneristas por indagatoria a Cristina.

Mauricio Macri calificó ayer de oportunistas a los docentes que siguen de paro y, como un disparo por elevación, llamó al diálogo en un clamor que bien podría arribar al escenario sindical que se montará hoy en otra protesta de la CGT contra el Gobierno, aunque el impacto no sea lo que espera. Esa puesta se condimentará también con filas de kirchneristas nostálgicos que, en doble jornada, irán (un grupo) a la mañana a acompañar la indagatoria a Cristina de Kirchner en Comodoro Py (ver páginas 12 y 13) y luego se sumarán, como pidió la exmandataria, a las columnas de activistas sindicales, en un escenario que cercará a los dirigentes de gremios de toda presencia de políticos, según está anunciado (ver página 4).

El Gobierno resistirá ese cóctel casi de apertura de la temporada de elecciones, en la cual se propone un replay de la campaña anterior donde confrontó exclusivamente contra el kirchnerismo. Machacará, como ya señaló, que es el calendario de campaña el que impulsa a los cegetistas a montar la movilización que complicará hoy el centro porteño y dejará, seguramente, que la imagen de su rival electoral entrando y saliendo de los tribunales hable por sí. A esa hora, el Presidente se encontrará en una reunión de su Gabinete en la quinta de Olivos, con la idea de mantener luego las encuentros con funcionarios que llama de seguimiento de gestión, donde tratarán con exclusividad cuestiones relevantes a Desarrollo Social.

Sin demasiada precisión numérica, el Gobierno ganaba una apuesta ayer al esperar -y tal como finalmente fue- la disparidad en el paro docente que seguirá hoy en todo el país y que cree, inclusive, que mermaría hoy por la amenaza de descuento de los días sin concurrir a los lugares de trabajo. Desafió Macri la medida docente y pudo inaugurar en tierra amiga el ciclo escolar, cargado de simbolismo y sensibilidad, junto a niños que ingresan a primer grado en una localidad algo alejada de la capital jujeña y en una escuela que sufrió las consecuencias de un alúd. Con esa escena, junto al gobernador Gerardo Morales, Macri pronunció el discurso de ocasión y aludió a la huelga.

El Presidente en un pasaje de su discurso de inauguración de las clases resaltó la importancia de la capacitación de los maestro e hilvanó que "para eso tenemos que darles también las herramientas a los docentes, para que puedan generar ese camino de desarrollo para cada uno de los chicos". Entonces dijo que "por eso lamento mucho que muchos hayan vuelto a elegir el oportunismo a través de un paro. Si ya hemos probado décadas haciendo paros, ¿y cuál ha sido el resultado? Cero. Nada ha mejorado, hemos ido empeorando, ese camino lo hemos explorado y no funcionó".

"Vayamos por el camino de sentarnos a una mesa a dialogar, encontrar soluciones concretas para que mejore realmente la forma en que educamos a los chicos, las herramientas que les generamos", pidió y repitió Macri.

También ayer el jefe de Gabinete, Marcos Peña, aludió a la movilización y probable fecha de un paro nacional que anima la CGT unificada como su primer reclamo organizado contra el Gobierno.

El funcionario aseguró que el Gobierno no le teme ni siente como una amenaza la manifestación prevista para hoy y reiteró la necesidad de recuperar el camino "del diálogo, dialogar y dialogar".

Ante la posibilidad de una convocatoria a un paro nacional que se podría anunciar hoy, Peña marcó la posición del Gobierno al dejar en claro que no van a anticiparse a esa decisión, pero que en definitiva, los sindicatos "tienen el derecho a la huelga" pero siempre estamos "haciendo un llamado para poder sentarnos en una mesa de trabajo y de diálogo".

Dejá tu comentario