9 de julio 2014 - 00:00

Maduro se blinda: nombra a leales en cúpula de las FF.AA.

Nicolás Maduro ratificó en el Ministerio de Defensa a Carmen Meléndez y al jefe del Comando Estratégico Operacional (CEO), Vladimir Padrino López, durante  un acto de graduación de la Academia Militar.
Nicolás Maduro ratificó en el Ministerio de Defensa a Carmen Meléndez y al jefe del Comando Estratégico Operacional (CEO), Vladimir Padrino López, durante un acto de graduación de la Academia Militar.
 Caracas - El presidente venezolano Nicolás Maduro removió a los miembros del Alto Mando Militar y a los jefes de las Regiones de Defensa Integral (Redi) y designó a militares leales ante los presuntos planes de golpe de Estado y magnicidio.

Maduro ratificó por su "lealtad" a la ministra de la Defensa, Carmen Meléndez, y al jefe del Comando Estratégico Operacional (CEO), Vladimir Padrino López.

"El presidente no tiene la misma vinculación con los nuevos posibles ministros en el área militar y en el CEO que sería la promoción que le tocaría ascender a estos grados. Por esta razón, prefirió dejar en estos cargos a Meléndez y a Padrino López, con quienes tiene confianza y de los cuales supone tiene mayor lealtad", explicó Fernando Ochoa Antich, ministro de la Defensa durante el segundo Gobierno del presidente Carlos Andrés Pérez (1974-1979).

Ochoa destacó que tanto Meléndez como Padrino López "dieron en forma equivocada una lealtad política al régimen totalmente exagerada, fuera de las funciones específicas de los cargos militares". Según Ochoa, Maduro buscó "blindarse ante la difícil situación que viene y que está influyendo de alguna manera en los cuadros militares".

"Las dificultades económicas, la escasez de productos de primera necesidad, los escándalos de corrupción están indicando que la crisis del país fue originada por los errores cometidos por Chávez. Por eso para Maduro la situación es muy complicada", indicó el analista.

Asimismo, destacó que "el poco prestigio popular que tiene Maduro lo recibió del carisma de Chávez. Pero con las dificultades que se están viviendo es indudable que ese carisma se está debilitando. Por lo tanto, también la clave del Gobierno de Maduro, o sea el prestigio y el culto a la personalidad de Chávez, empieza a debilitarse", señaló.

Los cambios anunciados por Maduro en la Fuerza Armada Nacional y en las siete Regiones de Defensa Integral, junto a la ratificación de la ministra Meléndez y el jefe del CEO, se producen en medio de las denuncias de presuntos planes conspirativos que incluyen magnicidio, planeados según el Gobierno por la "extrema de derecha" en combinación con los Estados Unidos.

Según el analista político y periodista Vladimir Gessen, Maduro denunció que "generales presos, y que están siendo investigados, se dejaron calentar las orejas. Esa misma preocupación es la que quizás determinó su decisión de no cambiar a los dos grandes líderes de las Fuerzas Armadas". "Dejar a Meléndez y a Padrino confirma que Maduro pareciera no tener poder ni liderazgo para hacer cambios ni en el sector militar ni en el resto del gabinete", comentó.

Lo que Maduro está haciendo, en otras palabras, añadió, es "enviar una señal clara al mundo político y a los venezolanos que sus palabras de cambio y de sacudón no existen". Para Gessen, "si Maduro de verdad quiere un cambio, debería sustituir por los menos el 70% u 80% del gabinete ejecutivo. Si además quiere dar una muestra de liderazgo propio, tendría que decirle al país 'hasta ahora seguimos el plan de Chávez porque sirvió, pero ahora estamos ante otra coyuntura y éste es el nuevo camino que yo propongo'".

Agencia ANSA

Dejá tu comentario