Maíz para etanol marcará la campaña

Edición Impresa

De acuerdo con el último informe del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA), el uso de maíz destinado a la elaboración de etanol en ese país se incrementará nuevamente en el curso de la presente campaña. La demanda de maíz para elaborar este combustible alternativo crecerá en esta campaña un 17% con respecto a la anterior, con una proyección de 109 millones de toneladas, aproximadamente la tercera parte de la producción total de este cultivo en los Estados Unidos.

Esta circunstancia permitió la recomposición parcial de las cotizaciones, luego de la importante caída del mes de enero y principios de febrero, al evitarse un nuevo incremento en las existencias finales de la actual campaña. El maíz es el principal cultivo de Estados Unidos; en 2008 representó un monto total de u$s 47,4 mil millones, de acuerdo con los datos del USDA.

Declinación

La analista de soja de Prudential Bache, Anne Frick, señala en sus informes que el mercado de la oleaginosa declinó del máximo de enero, de u$s 395, a un mínimo reciente de u$s 331 para la posición marzo en Chicago. La especialista señala que la historia de estos movimientos sugeriría que esta tendencia declinante podría persistir, aunque sostiene que avizora un rebote en las cotizaciones a partir de ahora, en el habitual rally de la primavera boreal. Frick admite, de todos modos, que no existen noticias alcistas en el mercado capaces de elevar sustancialmente las cotizaciones, aunque recomienda seguir de cerca la marcha de la comercialización de la cosecha sudamericana a partir de las próximas semanas. La analista cree que, a pesar del sentimiento bajista actual, la soja para entrega en mayo en Chicago podría volver a trepar por encima del área de los u$s 400 por tonelada.

La campaña en nuestra región sigue desarrollándose de un modo muy favorable, aunque seguramente comenzaremos a escuchar cifras de producción muy abultadas en las próximas semanas, algunas de las cuales probablemente no guardarán relación con el resultado final de la campaña.

Para Brasil, el USDA vaticina una producción de 66 millones de toneladas, en tanto que desde el Ministerio de Agricultura brasileño se proyecta una cosecha de 66,7 millones. La tarea de recolección del cultivo en este país registraba la semana anterior un avance del 12%, comparado con un 8% del año anterior a esta altura. El estado de mayor avance porcentual hasta el momento es el de Goiás, con un progreso del 28%, comparado con un promedio histórico del 10%, seguido de Mato Grosso con la cosecha completa en un 26%, en comparación con 12% del promedio.

En la Argentina, la campaña de soja fue proyectada en 53 millones de toneladas por el USDA, cifra que en general es compartida por varios analistas, aunque algunos otros no proyecten más que 51 a 52 millones de toneladas, por las probables enfermedades del fin del ciclo y los días con ausencia de precipitaciones y calores intensos que se registraron sobre el final de enero.

En su último informe de oferta y demanda, el USDA incrementó la producción de trigo en nuestro país en un millón de toneladas y la de Ucrania en 400 mil. El resto de los cambios introducidos en relación con el informe de enero fue modesto, lo que significó, de un mes al otro, un ligero incremento en las existencias finales del mundo de 260 mil toneladas, con una nueva proyección de 196 millones de toneladas. Los futuros ajustes implicarán seguramente una declinación de las existencias finales de la campaña 2009/10.

Demanda

La mayoría de los analistas proyecta una declinación en la producción mundial de entre 35 y 40 millones de toneladas por la reducción en el área global de siembra, pero aun con una demanda sostenida, las existencias finales permanecerán en niveles aceptables.


Los Estados Unidos representarán una parte significativa en la declinación del área por cultivar por los inconvenientes sufridos en la entrada del invierno boreal, etapa que estuvo signada por persistentes lluvias y nieve, que impidieron completar en tiempo la siembra del trigo de invierno.

La participación de Estados Unidos en el mercado mundial de trigo en la campaña 2009/10 fue estimada en un 18,1% y se espera que decline a un 16,4% en diez años más, de acuerdo con las proyecciones de largo plazo del USDA.

Los analistas de commodities del Deutsche Bank (DB) continúan proyectando una buena performance en los mercados granarios. Estos especialistas sostienen que los precios de los cereales se encuentran retrasados, con un marcado descuento respecto de sus cotizaciones históricas. En su último informe, el banco señala que si bien los precios del maíz sucumbieron en enero a la alta productividad de Estados Unidos, la demanda de este producto nivelará la situación y las recientes pérdidas se revertirán. El DB mantiene así una visión optimista en relación con las materias primas agrícolas en marcado contraste con los metales industriales, que el banco juzga como un mercado muy sobrecomprado y en el que recomiendan vender posiciones cortas.

Dejá tu comentario