Manzanas porteñas: sólo 10% vigiladas con cámaras

Edición Impresa

• Hay 1.300 dispositivos funcionado, es decir, una cada 2.223 habitantes.
• Sirven para dar aviso a SAME, POLICIA Y TRÁNSITO

Las cerca de 13 mil manzanas de la Capital Federal están siendo vigiladas por poco más de 1.300 cámaras de seguridad, que dependen del Gobierno porteño. Carteles amarillos anuncian su presencia, aunque, claro, hay más avisos que dispositivos. Es así que sólo el 10% de la Ciudad está bajo el ojo de los dispoistivos de seguridad. Desde el barrio de Barracas, un grupo de 30 jóvenes monitorea las 24 horas, los 360 días, las imágenes de la Ciudad y ante un hecho delictivo o un accidente dan aviso a la Policía Metropolitana, al Same o a tránsito.

"El propio personal son los que manejan las cámaras, son tipo domo con movimientos de 360 grados horizontales y 180 grados en vertical", explicó al Ámbito Financiero Eduardo Jorge Martino, de la Superintendencia de Comunicaciones y Servicios Técnicos de la Policía Metropolitana. Las cámaras están ubicadas en todos los barrios porteños y se calcula que actualmente hay entre 130/160 dispositivos por comuna.

La Ciudad Autónoma de Buenos Aires tiene una superficie de poco más de 202 km2. Según el último censo en la Capital viven más de 2,89 millones de personas. Es decir que hoy existe un promedio de una cámara cada 2.223 habitantes. Si bien están en toda la Capital, la mayoría está ubicada en las zonas más conflictivas: Once, Retiro, Constitución, la calle Florida, centros comerciales, bancos, plazas y parques. "El Obelisco cuenta hoy con cuatro cámaras, ubicadas en cada una de sus ventanas. Con estas cámaras se puede observar la autopista 25 de Mayo, que está a 16 cuadras", indicó Martino.

El sistema de monitoreo a través de cámaras de seguridad comenzó a funcionar en el Gobierno de Mauricio Macri en 2009, recién en 2010 pasó a manos de la Policía Metropolitana, pero si bien estiman seguir creciendo y alcanzar hasta 2 mil cámaras a fin de año, no son números suficientes para abarcar todas las problemáticas de la Capital, donde las zonas conflictivas y la hiperpoblación abundan. El partido de Tigre, un distrito donde está más expandido el sistema de control, con una superficie de 148 km2, cuenta con 447 cámaras de seguridad, es decir, una cámara cada 851 habitantes. Pero en este caso la zonas conflictivas están reducidas en el centro.

Las cámaras son básicas para esclarecer accidentes, combatir la delincuencia y descongestionar la arterías antepiquetes. Y a lo largo de los años éstas fueron cobrando importancia. En 2010, la Justicia solicitó 500 imágenes para diferentes causas. Ese número ascendió en 2012 a 12.400 requisitos de la Justicia. "En 2012 hubo más de 100 pedidos por día y pensamos que este año vamos a duplicar esas cifras. Podemos alcanzar las 18 mil causas judiciales en 2013. Esto nos sirve para saber donde establecer las cámaras, armar un mapa del delito y saber en que puntos de la ciudad poner personal", agregó Martino.

Las cámaras suelen estar ubicadas en los postes de luz a unos 6 metros de altura, captan toda la cuadra, aunque los árboles, las marquesinas y los edificios dificultan muchas veces la obtención de las imágenes. Por eso en algunas ocasiones recurren a la poda de los árboles. El software que utiliza el sistema no permite registrar los interiores de las viviendas, para no violar la intimidad de los ciudadanos. Las imágenes se guardan 60 días hábiles y 120 durante la feria judicial. "El centro de almacenamiento es el mayor de Latinoamérica con 7 millones de giga bites, están en un ambiente protegidos del polvo, son maquinas muy delicadas", agregó el superintendente.

Según datos brindados por la Policía Metropolitana se registran 70 hechos delictivos por día, un promedio de 300 por semana, aunque durante el mes de enero ese número ascendió a los 500 casos registrados. Hay instaladas 1600 cámaras, pero 1300 están en funcionamiento. Es que no se trata de una instalación sencilla y muchas veces requiere de semanas para aprobar un nuevo dispositivo. A las que se suman cámaras de los patrulleros de la policía que depende de Macri y un camión especial que cuenta con un domo para trasladarse hacia zonas donde no hay cámaras ante marchas o concentraciones de gente que pueden derivar en un conflicto.

También en las comisarías comunales se monitorea las imágenes, aunque hoy la Metropolitana solo está en tres comunas, aún queda mucho por crecer y hacer.

Dejá tu comentario