Más tensión: también Maduro habló de atentado

Edición Impresa

TM Caracas - El vértigo de la campaña electoral en Venezuela era ascendente luego que el presidente encargado de Venezuela, Nicolás Maduro, denunció ayer un supuesto plan vinculado al exembajador de Estados Unidos ante la OEA, Roger Noriega, para atentar contra el candidato opositor, Henrique Capriles Radonski, con el fin de desestabilizar al país tras la muerte de Hugo Chávez.

"Hemos detectado planes de la ultraderecha vinculados al grupo de Roger Noriega y Otto Reich en los Estados Unidos para hacer un atentado contra el candidato presidencial de la oposición Capriles Radonski", aseguró Maduro, sin mayores precisiones ni explicaciones, en la inauguración de la Feria Internacional del Libro. De acuerdo con el excanciller, candidato en las elecciones el 14 de abril, el Gobierno puso "inmediatamente" a disposición de Capriles "toda la protección policial y de seguridad para garantizarle a él su tranquilidad, su vida, sus derechos políticos y que haga la campaña electoral que tenga que hacer".

Sus palabras surgieron un día después que la oposición denunció que Capriles, quien perdió contra Chávez los comicios de octubre pasado, había recibido amenazas de "agresiones" antes de suscribir su candidatura el lunes ante el Consejo Electoral. También mostró unas fotografías supuestamente recibidas por Capriles en las que su imagen aparecía en una pantalla de televisor a la cual apuntaban dos manos empuñando armas de fuego.

El jefe de la campaña de Capriles, Henry Falcón, denunció ayer que funcionarios del Gobierno le informaron que se preparaba una emboscada contra el candidato opositor por lo que éste no concurrió personalmente a inscribir el lunes su candidatura para las presidenciales. Relató que "fue tan delicada la circunstancia" que el delegado que inscribió a Capriles tuvo "limitaciones serias" para dejar la sede del Consejo Nacional Electoral (CNE) y debió usar una "vía de escape distinta de la natural" con "vehículos y escoltas" del organismo.

El Gobierno venezolano suele tildar de enemigos también al subsecretario estadounidense de Estado y a Otto Reich, exembajador de EE.UU. en Venezuela, y los acusa de querer desestabilizar el país. Meses después de anunciar que tenía cáncer en junio de 2011, Hugo Chávez acusó a Noriega de desear su muerte, al denunciar sus frecuentes comentarios en la prensa sobre su salud.

El clima de tensión va en aumento en la medida en que se acercan los comicios. Ambos candidatos se han arrojado munición gruesa en sendas declaraciones, al punto que Capriles acusó a Maduro de mentir sobre la fecha de la muerte del mandatario para arrancar de manera adelantada su campaña electoral. Por su parte, el postulante oficial sugirió que su rival es homosexual.

"Yo creo en una sociedad sin exclusión y así se lo digo al país: una sociedad sin que nadie se sienta excluido por su forma de pensar, por su raza, por su credo, por su orientación sexual", dijo Capriles, gobernador de Miranda.

Agencias EFE, AFP,

Reuters y ANSA

Dejá tu comentario