Massa y sus aliados definen estrategia 3-2-2 para octubre

Edición Impresa

• Objetivo de mínima: sumar 7 puntos.
• Chat con Insaurralde.
• Adhesiones.

Sergio Massa convocó ayer en Tigre a la guardia pretoriana del Frente Renovador para definir la estrategia electoral hacia las elecciones legislativas del 27 de octubre. "Ahora somos la principal alternativa al Gobierno. Somos todos un mismo frente político y vamos a trabajar en conjunto de cara al futuro. Se terminó la discusión sobre las diferencias entre PJ, UCR o PRO. Es un tema cerrado. Ahora vamos a trabajar de manera compacta para volver a ganar en octubre", fue la arenga inicial del primer candidato a diputado nacional por el FR.

Todavía faltaba para el asado con vino y gaseosas que se prolongó más de dos horas. El llamado a la unidad fue celebrado no sólo por peronistas como el intendente y candidato a diputado, Darío Giustozzi (Almirante Brown), Joaquín de la Torre (San Miguel) y Jesús Cariglino (Malvinas Argentinas), sino también por jefes comunales radicales del Frente Renovador como Mario Meoni (Junín), Gustavo Posse (San Isidro) y el único representante del PRO, Jorge Macri (Vicente López).

Luego de imponerse en las primarias del domingo por casi seis puntos porcentuales sobre el oficialista Frente para la Victoria en la provincia de Buenos Aires, las adhesiones al Frente Renovador también llegaron de manera virtual, a través de llamados telefónicos e incluso por chat de smartphone. Hasta ayer no había trascendido, pero hubo incluso un contacto con el candidato cristinista Martín Insaurralde, quien el domingo pasado felicitó a Massa, con quien mantiene un vínculo personal de amistad, por su triunfo en las PASO con el 35,05% de los votos:

Martín Insaurralde: "Te felicito Sergio, hicieron una muy buena elección".

Sergio Massa: "Gracias Martín, vos también te pusiste una campaña complicada al hombro. Te deseo que no te pase lo que me pasó a mí en 2009".


Exégetas del intendente de Tigre tradujeron ese contacto como un nuevo gesto de apertura de Massa, quien está dispuesto a sumar adhesiones incluso desde el Frente para la Victoria. Y como una advertencia a Insaurralde para que cuide su caudal electoral y su potencial político de cara a 2015. Además del llamado telefónico del ministro del Interior, Florencio Randazzo, para el saludo protocolar de rigor correspondiente a cada comicio, también se comunicaron al norte del conurbano otro dirigentes cristinistas algo más interesados por los próximos pasos de Massa. Alberto Descalzo, intendente de Ituzaingó; el ex jefe comunal de José C. Paz, y Mario Ishii, quien en 2009 sugería salir a cazar traidores, fueron algunos de barones del conurbano con gestos conciliadores hacia el massismo.

Y en la Cámara de Diputados, el triunfo de Massa y su inminente desembarco como legislador nacional, también generó movimientos. Desde el Frente de Unidad Peronista, uno de los aliados bonaerense de los hermanos Rodríguez Saá, anticipó una política de acercamiento al futuro bloque del Frente Renovador. "Compartimos la necesidad de terminar con la confrontación permanente, asegurar una Justicia independiente y proyectos como bajar el Impuesto a las Ganancias. Muchos sectores independientes se volcarán al espacio de Massa y mi propuesta es que los ocho o diez diputados nacionales que tendremos a partir de diciembre, trabajen en interbloque con el Frente Renovador", anunció Alberto Asseff de Compromiso Federal-UNIR.

Pero en la cumbre de ayer en Tigre, la veintena de intendentes que se encontró con Massa también esbozaron al menos 15 millones de motivos para justificar la insistencia de Francisco de Narváez con su candidatura a diputado nacional, pese a haber salido en cuarto lugar detrás de Massa, Insaurralde y el Frente Progresista Cívico y Social. En la previa a la elección primaria, Felipe Solá se había encargado de denunciar una supuesta coordinación de los fiscales del Gobierno nacional con los fiscales de De Narváez para perjudicar a Massa. Y ayer volvieron a circular denuncias sobre una presunta injerencia de la Casa Rosada para apoyar al denarvaísmo de cara a octubre.

El encuentro empezó con un discurso de Massa donde agradeció especialmente a los intendentes de la Primera Sección por los amplios márgenes a favor obtenidos en las urnas en esos distritos. "Gracias a la fidelidad de nuestros votantes, los que nos ven trabajar día a día en los municipios, logramos asegurar un triunfo por casi sesi puntos de ventaja", explicó. Los elogios iban dirigidos, entre otros, a Luis Andreotti de San Fernando, donde el Frente Renovador impuso el primer candidato a concejal Juan Andreotti con el 51.04%, seguido por Osvaldo Amieiro del Frente para la Victoria con el 17.3%.

Hubo incluso tiempo para la autocrítica. El tardío lanzamiento de Massa como candidato a diputado nacional, de acuerdo con los intendentes ayer reunidos, impidió al Frente Renovador salir del encierro de las candidaturas únicas y presentar distintas ofertas por sección electoral en las PASO. De cara a las elecciones del 27 de octubre se fijó un objetivo de mínima: sumar 7 puntos adicionales al 35,05% logrado en las primarias del pasado domingo.

Los cálculos estimativos para acceder a ese reservorio de votos se realizaron del siguiente modo de acuerdo con los adversarios de las PASO. El Frente Renovador aspirará, como mínimo, a captar el 3% de los votos de De Narváez, un 2% de los votos de Insaurralde, y otro 2% de los votos de Stolbizer. Los intendentes radicales Meoni y Posse se concentrarán en recorridas por el interior del país, con foco en localidades como Bahía Blanca donde se impuso el candidato a diputado provincial del denarvaísmo, Héctor Gay, y donde el massismo saldrá a seducir al primer candidato a concejal, el radical Martín Salaberry.

Para captar votos kirchneristas, la estrategia es más simple y responde a la picaresca peronista. El Frente Renovador saldrá a repartir la boleta cortada: los candidatos a diputados nacionales del Frente Renovador, con Massa a la cabeza, y el segundo cuerpo de la boleta aparte con los candidatos de los intendentes oficialistas para los Concejos deliberantes. Gobernabilidad y futuro para el peronismo.

Junto a Giustozzi, De la Torre y Andreotti, también estuvieron en Tigre Luis Acuña (Hurlingham), José Eseverri (Olavarría), Marcela Passo (General Lavalle), Gilberto Alegre (General Villegas), Gabriel Katopodis (San Martín), Sandro Guzmán (Escobar), Jesús Cariglino (Malvinas Argentinas), Humberto Zúccaro (Pilar), Meoni (Junín), Macri (Vicente López), Posse (San Isidro), Raúl Feito (Trenque Lauquen), Luis Ghione (San Andrés de Giles), Martín Caso (Rojas), Patricio Hogan (Gral. Alvarado), Carlos Selva (Mercedes) y el presidente del HCD de Tigre, Julio Zamora.

Dejá tu comentario