Mendoza: tormenta afectó a las uvas

Edición Impresa

Una fuerte tormenta de viento y granizo con un poco de agua cayó el sábado pasado por la noche sobre zonas cultivadas del departamento mendocino de Junín y provocó daños totales en casi mil hectáreas del distrito de Philipps, uno de los más productivos del departamento. Además la tormenta dejó pérdidas menores en cerca de 2.000 hectáreas de Rivadavia y San Martín.

Algunos productores de Philipps cosecharon las uvas todavía verdes, de las plantas dañadas y del suelo. "Tenemos dos días para sacarlas y aprovecharlas aunque sea para mosto porque después se van a podrir todas", explicó José Lombardo, dueño de

una finca en la calle Perón, donde fue el epicentro de la tormenta.

Dentro de la desgracia, Lombardo tuvo algo de suerte, ya que otros productores menos afortunados ni siquiera pudieron conseguir una cuadrilla de obreros que levante la uva y han tenido que resignarse a ver cómo se va pudriendo entre los surcos, según publicó el diario Los Andes.

En Philipps, muchos de los vecinos coinciden en lo mismo: la tormenta llegó casi de imprevisto y con un ruido que parecía el de un tren que se aproxima: "Cayó piedra durante casi diez minutos. Así no hay cosecha que aguante", contó una mujer.

Gustavo Gil, subsecretario de Promoción Económica de Junín, dio algunas precisiones: "La tormenta afectó a casi mil hectáreas donde dejó daños totales del 100%; hubo otras 300 hectáreas con daños de hasta el 40%". Hay que tener en cuenta que la producción de Philipps representa el 18 por ciento de los cultivos de todo el departamento de Junín y que cerca de la mitad de las hectáreas sufrieron daños totales.

Además de dolidos por un granizo que golpea a pocos días de la cosecha, los productores de Junín se quejaron por los resultados que muestra la lucha antigranizo: "La mejor herramienta es la malla antigranizo y una manera de ayudar al productor a colocarla es que el Gobierno se la descuente de su Impuesto a las Ganancias", sugirió uno de ellos.

En Rivadavia, la tormenta afectó a cultivos de Los Campamentos, donde hubo daños de entre el 35% y el 40% y, en menor medida, a Mundo Nuevo. Sin embargo, el intendente Ricardo Mansur no pudo precisar la cantidad de hectáreas dañadas "porque en esa zona hay mucho terreno inculto. Vamos a esperar a que los productores hagan la denuncia para saber cuánto daño hubo concretamente".

Pedro Escudero, jefe de Desarrollo Económico de San Martín explicó que la zona más afectada por el granizo fue Alto Verde y, en menor medida, El Ramblón: "Es difícil cuantificarlo, pero calculamos que hubo pérdidas en unas 2.000 hectáreas, con daños que llegan hasta el 50 por ciento".

Dejá tu comentario