Mercados, paralizados por cumbre en EE.UU.

Edición Impresa

Washington - El esperado discurso del presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, en la reunión de banqueros centrales en Jackson Hole (Wyoming) mantendrá en vilo hoy a mercados y analistas, aunque es poco probable que ofrezca indicios sobre una nueva ronda de estímulo, según los expertos.

La mayoría de los analistas pronostican que no se repetirá lo ocurrido en la conferencia de 2010, en la que la Fed abrió la puerta a una segunda ronda de estímulo económico, y Bernanke se limitará a dar su opinión sobre los últimos datos económicos en EE.UU.

Asimismo, el título de la conferencia de hoy, «La política monetaria desde la crisis», parece indicar que el titular de la Fed hará hincapié en las lecciones aprendidas desde el estallido de la crisis financiera a finales de 2008.

Aun así, está claro que el funcionario se encuentra en una situación delicada en la que economía y política se entrelazan dada la cercanía de las elecciones presidenciales de EE.UU. de noviembre, y en la que, además, cuenta con mucha menos munición monetaria que en 2010.

Por un lado, los indicadores macroeconómicos de Estados Unidos ofrecen señales contrapuestas, y pese a una recuperación sostenida, aún hay notables debilidades, sobre todo en el mercado laboral. La tasa de desempleo quedó en julio en el 8,3%, y lleva ya 42 meses por encima del 8%; mientras que el crecimiento económico no acaba de repuntar, con una tasa anualizada del 1,7% en el segundo trimestre de 2012.

En junio, la Fed ya anunció que prorrogaría hasta fin de año su Operación Twist de canje de bonos a corto plazo por otros a largo, por valor de u$s 267.000 millones y que en principio concluía en junio, ante la desaceleración observada.

El presidente de la Reserva Federal de Atlanta, Dennis Lockhart, reveló ayer en una entrevista a CNBC desde Jackson Hole la propia incertidumbre en el seno del banco central estadounidense. «No estoy demasiado preocupado sobre los efectos a largo plazo de más estímulo, pero al mismo tiempo veo los limitados beneficios de mayor acción», aseveró. Pero si las condiciones se deterioran, agregó, «no habría muchas dudas acerca de la cuestión».

La próxima reunión de la Fed, prevista para el 12 y el 13 de septiembre y en la que se conocerá el dato del desempleo de agosto, será el siguiente episodio.

Agencia EFE

Dejá tu comentario